Tener una cobertura funeraria puede parecerle a muchas personas pavoso, triste o de mal gusto.

Pero vivimos tiempos difíciles, en los que afrontar los gastos funerarios, derivados del fallecimiento de un familiar son un dolor de cabeza para el venezolano.

Para asumir esta realidad existen planes de asistencia diseñados con el objetivo de aliviar económicamente a las familias ante estos eventos.

Tomás Rodríguez, presidente de la Cámara Nacional de Empresas Funerarias (Canadefu), señala que el venezolano debe adelantarse a estas situaciones particulares «así como aprendió que es mejor tener un seguro antes de enfermarse, lo mismo sucede con los servicios funerarios, al fin y al cabo nacer y morir son las únicas cosas que tenemos en común todos los seres humanos, eso nos unifica, debemos estar preparados».

A pesar de la difícil situación económica que atraviesa Venezuela, se recomienda invertir en planes de previsión y en una buena cobertura funeraria.

Señala Rodríguez que tomar estas medidas es fundamental especialmente ante momentos tan difíciles como los que atraviesa nuestro país, «hoy en día la previsión es más que necesaria. No podemos creer que la muerte no nos tocará, debemos estar preparados, proteger a nuestras familias, garantizarles que en caso de que algo nos suceda, no quedarán endeudados ni arruinados».

Existen planes de previsión, que consisten en el financiamiento de los servicios funerarios y pólizas de seguro con cobertura funeraria.

Es necesario, como con cualquier otra inversión, analizar qué contemplan los planes que nos ofrecen, que se adapten a nuestras necesidades, que comprendan, por ejemplo, el traslado del cuerpo si el familiar amparado por la póliza vive lejos, entre otras coberturas.

Al igual que con otras pólizas sale más barato cuando son colectivos, los sindicatos pueden negociar la inclusión de estos servicios en sus contratos colectivos.

Deja un comentario

Cerrar menú