Cinturón de seguridad,un amigo inseparable no es un slogan publicitario, es una afirmación que vamos a demostrar con hecho contundentes.

Cinturon de seguridad vs. Estadísticas

Hay gran cantidad de estudios y estadísticas a nivel mundial, que han demostrado que  el mayor porcentaje de accidentes que pueden ocurrir con un auto sería mucho más leve si se tiene cinturón  de seguridad puesto, tanto el conductor como los pasajeros del vehículo.

Atarse al asiento, es atarse también a la vida.

¿Por qué?

Porque ese simple acto que representa colocarse el cinturón de seguridad, puede marcar la diferencia respecto de

  • Morirse.
  • Salir despedido por el auto.
  • Tener accidentes leves permaneciendo dentro del  mismo.

Así es de  importante, no solo usar el cinturón de seguridad, sino que éste se encuentre en condiciones.

Las consecuencias de su falta de uso pueden ser terribles, las más leves son altamente preocupantes.

De tal  manera, que tendrás que ir pensando en no dejar nunca el cinturón colgado a tus espaldas.

Consecuencias más leves por la falta de  su uso

En el cuerpo, ante un impacto con el auto, se te puede presentar:

  • Un esguince cervical
  • Una contusión de rodilla con la que los ligamentos pueden llegar a sufrir una rotura o esguince.
  • Se puede desarrollar una artrosis postraumática
  • Una lumbalgia con posibles hernias de disco.
  • Una meniscopatía y contusiones en los tobillos.

Cualquiera de estas consecuencias leves,disminuyen en gran medida la calidad de vida, modifican el ciclo de la vida que se esté llevando y sobre todo, suman una gran culpa puesto que podrían haberse evitado con un simple acto.

Consecuencias graves por la falta del uso del cinturon de seguridad.

Cuando los impactos son muy severos, se puede producir parálisis:

  • General hasta una luxación de hombros
  • una parálisis de los miembros inferiores y/o superiores, traumatismo del plexo solar y lesiones cerebrales producto del traumatismo encéfalo craneano.

Por todo lo antes expuesto, las peores consecuencias se producen en viajes a alta velocidad en el momento en que dos vehículos colisionan entre sí.

En estos casos, se pueden generar hemorragias internas, rotura de huesos y la consecuencia más drástica: la muerte.

El riego siempre se encuentra presente independientemente de la velocidad con la que se transite.

Si viajas a baja velocidad, probablemente los problemas sean más leves pero siempre pueden existir agravantes.

Si la velocidad es mayor, la probabilidad de tener accidente siempre está más cerca y si encima se conduce sin cinturón de seguridad, se puede arribar al final menos esperado.

No tiene que ser una opción, sino una práctica vinculada directamente con la conducción, el hecho de que todos los pasajeros cuenten con el cinturón de seguridad colocado.

No saldrías con una puerta abierta o sin haber encendido el motor, ¡imposible! .

Tampoco arranques, si el cinturón de seguridad de cada asiento no se encuentra en ese momento cumpliendo su función primordial: la de salvar una vida.

Fuente: www.123seguro.com .

Deja un comentario

Cerrar menú