Caducidad, es un término que encontraremos en todos los contratos de seguros que está referido a un lapso de tiempo estipulado para ejercer un derecho.

En este escrito, enunciaremos los significados de:

  • Caducidad.
  • Arbitraje.
  • Libelo.

Luego, transcribiremos el artículo 55 del decreto ley del contrato de seguro.

En el, el legislador establece las normas sobre caducidad.

Transcribiremos la respectiva cláusula.

Por otra parte,desarrollaremos  su análisis con una advertencia.

Además, agregaremos dictamen de la superintendencia sobre la caducidad.

Significado de caducidad

La caducidad, en derecho.

Es una figura mediante la cual, ante la existencia de una situación donde el sujeto tiene potestad de ejercer un acto que tendrá efectos jurídicos, si no lo hace dentro de un lapso perentorio, pierde el derecho a entablar la acción correspondiente.

Arbitraje

El arbitraje, en derecho, es una forma de resolver un litigio sin acudir a la jurisdicción ordinaria.

Es una estrategia de resolución de conflictos junto a la:

  • Negociación.
  • Mediación.
  • Conciliación.

Las partes, de mutuo acuerdo, deciden nombrar a un tercero independiente, denominado árbitro.

Y que será el encargado de resolver el conflicto.

El árbitro, a su vez, se verá limitado por lo pactado entre las partes para dictar el laudo arbitral.

Deberá hacerlo, conforme a la legislación que hayan elegido las partes.

De manera similar,basándose en la simple equidad, si así se ha pactado.

Cuando un arbitraje se ajusta a la legalidad, sustituye completamente a la jurisdicción ordinaria.

Como resultado,está deberá abstenerse de conocer el litigio.

Sin embargo, será necesario acudir al mismo (a través de la acción ejecutiva), cuando sea necesaria la intervención de las autoridades para hacer cumplir el laudo arbitral.

Entre las ventajas del arbitraje se encuentran su :
  • Celeridad.
  • Flexibilidad.
  • El hecho de que se pueden pactar los costes con anterioridad. (wikipedia).
Libelo

Pieza escrita que trata un determinado tema.

Articulo 55. caducidad

Si dentro de los doce (12) meses siguientes a la fecha de rechazo de cualquier reclamación, el tomador, el asegurado o el beneficiario del seguro no hubiere demandado judicialmente a la empresa de seguros, acordado con ésta someterse a un arbitraje o solicitado el sometimiento ante la autoridad competente, caducarán todos los derechos derivados de la póliza con respecto al reclamo formulado que haya sido rechazado.

Cláusula de caducidad

El tomador, el asegurado o el beneficiario perderá todo derecho a ejercer acción judicial contra el asegurador o convenir con éste el arbitraje previsto en la cláusula arbitraje, si no lo hubiere hecho antes de transcurrir el plazo que se señala a continuación:

  1. En caso de rechazo del siniestro, un (1) año contado a partir de la fecha de notificación del

     rechazo.

2. En caso de inconformidad con el pago de la indemnización, un (1) año contado a partir de la fecha en que el asegurador hubiere efectuado el pago.

En todo caso, el plazo de caducidad siempre será contado desde el momento en que haya un pronunciamiento por parte del asegurador.

A los efectos de esta cláusula, se entenderá iniciada la acción judicial, una vez que sea consignado el libelo de demanda por ante el tribunal competente.

Análisis de la cláusula de caducidad
De acuerdo al contenido de la cláusula de caducidad

·Existen dos causales para que el tomador, el asegurado o el beneficiario tenga derecho a ejercer acción judicial contra el asegurador o invocar el arbitraje, siempre que haya un pronunciamiento del asegurador:

1.En caso de rechazo del siniestro, y

2.En caso de inconformidad con el pago de la indemnización.

En ambos casos, habiéndose pronunciado el asegurador, el tomador, el asegurado o el beneficiario tiene un lapso de un (1) año (doce meses según la ley) para ejercer su derecho y evitar su caducidad.

En caso de rechazo del siniestro, para que el tomador, el asegurado o el beneficiario pueda ejercer acción judicial contra el asegurador o convenir el arbitraje, es indispensable que la aseguradora haya notificado por escrito el rechazo de la reclamación en cumplimiento al artículo 130 de la ley de la actividad aseguradora, que dice:

 Igualmente tienen derecho a ser notificados por escrito dentro del lapso antes señlado (En un lapso que no exceda de treinta días continuos siguientes, contados a partir de la  fecha en que se haya entregado el último recaudo o del informe de ajuste de pérdidas,si fuese el caso), de las causas de hecho y de derecho que justifican el rechazo, total o parcial, de la indemnización exigida.

Advertencia

Finaliza el artículo 130 con la siguiente advertencia: el incumplimiento de la obligación aquí descrita, por parte de los sujetos regulados, generará la correspondiente responsabilidad administrativa por rechazo genérico.

¿En qué consiste la responsabilidad administrativa?

En sanciones administrativas como la contenida en el artículo 166 elusión, retardo y rechazo genérico

Las empresas de seguros, de reaseguros, de medicina prepagada y las asociaciones cooperativas, que eludan, retarden o dejen de cumplir sin causa justificada, sus obligaciones para con los tomadores, asegurados, beneficiarios, contratantes o asociados, dentro de las condiciones y plazos legales o contractuales aplicables, serán sancionadas con multa de:

·Un mil quinientas unidades tributarias (1.500 u.t.) a dos mil unidades tributarias (2.000 u.t.) en caso de retardo o rechazo con argumentos genéricos;

·Y de dos mil unidades tributarias (2.000 u.t.) a dos mil quinientas unidades tributarias (2.500 u.t.), en el supuesto de elusión.

Dictamen de la superintendencia

La caducidad es una sanción jurídica procesal en virtud de la cual, el transcurso del tiempo fijado por la ley, para la validez de un derecho, acarrea la inexistencia misma del derecho que se pretende hacer valer con posterioridad, y cuyas características son:

1.- No admiten suspensión o interrupción; se consideran pre-constituidos y se cumplen en el día fijado aunque sea feriado;

2.-No pueden ser materia de convención antes de que se cumplan, ni después de transcurridos pueden renunciarse, el plazo prefijado obra independientemente y aun contra la voluntad del beneficiario,

3.- El juez puede y debe declarar de oficio los plazos prefijados

 4.- Una vez producidas la caducidad del término, el derecho se extingue en forma absoluta.

Autor: Prof. Elías Muñoz

Deja un comentario

Cerrar menú