Big data como soporte para nuevas coberturas y servicios, es lo que MUNICH RE esta comenzando a desarrollar y aplicar en la administración de riesgos.

El Big se usa para mejorar la identificación, modelización y aseguramiento de riesgos

La digitalización y las nuevas tecnologías significan que muchos mayores volúmenes de datos se están haciendo disponibles para su evaluación dentro de un marco de tiempo mucho más corto.

El análisis de datos se puede utilizar para:

  • Examinar las carteras de clientes.
  • Revelar las tendencias.
  • Mejorar los procesos.
  • Optimizar las explotaciones.
  • Proporcionar apoyo específico a las ventas.

Cuanto más global e integral sea la base de datos, más valiosos serán esos datos.

Las nuevas dimensiones de los datos y su análisis requieren unas competencias que no todas las compañías de seguros tienen.

Los nuevos competidores pueden ser capaces de analizar conjuntos de datos con mayor rapidez.

Así mismo, aplicar los resultados en nuevas aplicaciones.

Sin duda, colocando así a las aseguradoras tradicionales bajo presión.

Por eso existe también una dimensión estratégica para el Big data.

“Los aspectos más importantes son la voluntad y la capacidad de invertir en los recursos suficientes y trabajar conjuntamente con los socios adecuados”.

Así, explicó Ludger Arnoldussen, miembro de la Junta Directiva de MUNICH RE.

“Eso es exactamente lo que estamos haciendo con la construcción de nuestro propio know-how y estructuras IT”.

Con el fin de ser capaz de recoger la información más rápidamente, el tema del Big data es una parte clave de los procesos de innovación en MUNICH RE.

“Esto significa soluciones aseguradoras y soporte de servicios para nuestros clientes nuevos, claramente definidos y más flexibles.

Estamos aprovechando estas oportunidades con nuestros propios recursos y el apoyo de especialistas externos.

También hemos involucrado regularmente a los clientes en una etapa temprana con el fin de desarrollar soluciones perfectamente personalizadas y apliaciones que pueden ser adoptadas a nivel mundial”.

Ya hay ejemplos de cómo las herramientas de Big Data pueden ser utilizadas para mejorar la puesta en común de información y hacer más eficientes los procesos.

Sobre todo, con el fin de crear soluciones de seguros personalizadas o totalmente nuevas:
  • Un monitoreo totalmente automatizado de 7.000 canales de noticias digitales con un volumen diario de 250 gigabytes.

Por lo tanto, esto ha permitido que las pérdidas por incendios en el Reino Unido y los EE.UU. puedan ser registradas de manera más rápida y barata.

Comparar estos datos con los riesgos en carteras, permite una mejor identificación de los patrones de riesgo.

En consecuencia, la gestión de reclamaciones puede ser más rápida y eficaz.

  • Con el fin de permitir una mejor gestión de los recursos y la evaluación de las pérdidas, 16 terabytes de volumen de datos de MUNICH RE, sus clientes y terceras partes se han combinado en una plataforma de catástrofes naturales con fines para la gestión de riesgos.

La plataforma ya está en uso en México, y en breve estará disponible en el Reino Unido.

El papel de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial jugará un papel cada vez más importante en la recopilación y procesamiento de grandes volúmenes de datos en el futuro.

Realmente ya es una parte fija de tales procesos, por ejemplo

  • En el análisis de grandes volúmenes de texto.
  • Las evaluaciones de pérdida utilizando foto análisis, en base a los datos derivados de los satélites y los drones.

Dicha tecnología fue utilizada recientemente en los EE.UU. tras el paso del huracán Matthew.

La inteligencia artificial debería ser de gran ayuda para las personas en el apoyo a su trabajo y la estandarización de los procesos rutinarios.

«Pero incluso a largo plazo, la automatización no puede sustituir a la toma de decisiones estratégicas y mantener buenas relaciones con los clientes», destacó Arnoldussen.

Fuente:Inese.

Deja un comentario

Cerrar menú