Caminar es la forma más simple de desplazarse para el ser humano. La marcha es básica y consta del movimiento de todo el cuerpo, especialmente de las extremidades inferiores.

Cabe anotar que, las superiores también participan en dicha actividad, sobre todo al compás asimétrico de las piernas.

Por lo tanto, caminar constituye la base de todo tipo de actividad y ejercicio relativo al esfuerzo físico. Muchos especialistas en el campo de la medicina suelen recomendar la caminata como medio para recuperarse de lesiones u otro tipo de situaciones similares.

Con base en lo anterior, el ritmo al caminar depende del objetivo que se tiene en mente. Puede ser el solo hecho de desplazarse de un lugar a otro.

Por ejemplo, ir del hogar hacia el trabajo implica un ritmo moderado o normal y, aunque favorece al organismo, los beneficios obtenidos no son muy elaborados.

Otros prefieren trabajar el sistema muscular. En ese orden de ideas, el ritmo al caminar debe ser mucho más controlado, fuerte y requerirá de mayor energía.

Además se recomienda programar la actividad, convirtiéndola en ejercicio físico.

Beneficios obtenidos al caminar

El ejercicio hace parte fundamental de los hábitos y estilos de vida saludable, por lo tanto es necesario incluirlo en la rutina diaria. La manera más sencilla de hacerlo es caminar, una actividad básica y muy saludable.

Asimismo, esta trae consigo una serie de beneficios que pasamos a describir.

1. Contribuye a la prevención de algunas enfermedades

El organismo, a medida que avanza en edad, se vuelve más propenso a contraer cierto tipo de enfermedades. No obstante, existen diferentes alternativas para hacerles frente, incluso para llegar a prevenirlas.

Caminar se encuentra en la lista de recomendaciones médicas en pro a la prevención y el tratamiento de algunas enfermedades, en su mayoría, relativas al sistema respiratorio.

Incluso, realizar caminatas diarias contribuye a la prevención de la diabetes tipo 2 y disminuye las probabilidades de aparición de la demencia.

2. Protege el corazón

Uno de los argumentos más importantes para caminar todos los días es el fortalecimiento del corazón y las venas. Esta actividad se encarga de elevar el ritmo cardiaco, por lo que hace que este órgano se ejercite.

Claro está, los latidos dependerán del volumen de la caminata. No obstante, se recomienda comenzar con un ritmo moderado.

Los primeros beneficios obtenidos son la reducción de accidentes cerebrovasculares, así como el fortalecimiento de los músculos que conforman el corazón.

  • De manera paulatina la sangre circulará mucho más oxigenada y la producción de colesterol bueno (HDL) también aumentará.
  • A su vez, los niveles de colesterol malo se verán reducidos.
3. Ayuda a bajar de peso

Caminar no es un ejercicio milagroso para bajar de peso de la noche a la mañana, es más, ninguna actividad arroja dicho tipo de resultados.

Sin embargo, dar caminatas diarias aporta un ‘granito de arena’ en dicho objetivo.

Para alguna persona el peso es algo similar a una obsesión.

Lo cierto es que mantener los índices controlados es apto para llevar una vida sana, por lo tanto, caminar se convierte en un gran aliado en la consecución de tal meta.

Realizar una rutina diaria de, mínimo, 30 minutos favorece la quema de calorías, aunque depende del ritmo impuesto en la marcha. Si este es normal, la quema es de 500 a 600, aproximadamente.

No obstante, los beneficios con respecto al tema no culminan allí ya que, de manera paulatina, las piernas y otras regiones del cuerpo comienzan a ganar masa muscular.

4. Llena de energía el organismo

Uno de los principales problemas de algunas personas es la falta de energía. Por lo general, se mantienen sumidos en un aletargamiento excesivo, el cual les impide desarrollar la rutina común del día a día.

Esto ocurre por el tránsito intestinal lento y la circulación sanguínea prácticamente detenida. Por suerte, caminar media hora al día ayuda a mejorar dicha situación.

Aunque el cansancio es un argumento para evitar la caminata, lo cierto es que realizarla llena de energía a todo el organismo.

La circulación de la sangre fluye con mayor rapidez gracia al ritmo cardiaco y la sangre oxigenada llega a cada rincón.

Por consiguiente cada órgano se ve beneficiado, especialmente el cerebro y el corazón.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here