Ataque de epilepsia: ¿Qué hacer?

Saber qué hacer ante un ataque de epilepsia podría literalmente salvar la vida de otro ser humano. Este artículo no atenderá los asuntos médicos o técnicos de la enfermedad, sino que busca ser una guía explicativa de lo que alguien sin conocimientos médicos debe (y no debe) hacer frente a esta situación.

Lo que sí puedes hacer es fácil de anticipar:

1. Llama a la emergencia o al servicio de salud adecuado, con urgencia.

2. Cuida la seguridad y la integridad física de la persona.

3. Retira de su alrededor elementos que pudieran convertirse en un peligro.

4. Amortigua su caída con abrigos, mantas o lo que tengas a mano, que sea suave y acolchado.

5. Luego de la convulsión puedes aflojar las partes más ceñidas de su ropa, como puños, calzado, cuello y cintura.

6. Si ya no hay espasmos y la persona no se nota en peligro (por ejemplo, no ha recibido golpes ni presenta señales de asfixia) puedes girarlo de lado, para evitar ahogos y facilitar su respiración.

7. Acompáñalo y asístelo hasta el arribo de los servicios asistenciales.

Síntomas de la Epilepsia

Antes del ataque de epilepsia, la persona puede mostrarse casi ausente unos breves instantes. Luego, y a menudo sin más sintomatología, normalmente presentará convulsiones (espasmos musculares involuntarios) producidos por un aumento en la actividad eléctrica de ciertas zonas del cerebro. También se suelen sumar otros síntomas, como la producción de una sustancia espumosa en la boca, el giro de los ojos, y más.

El ataque epiléptico puede manifestarse en personas enfermas (incluyendo SIDA, meningitis, encefalitis, Alzheimer, incluso tumores cerebrales y otros), y también en quienes no hayan sido diagnosticadas como epilépticas previamente. Para que eso suceda, el paciente debe haber manifestado crisis recurrentes. Es decir: una persona puede ser epiléptica sin haberlo manifestado.

¿Qué hacer y qué no ante una crisis de epilepsia?

Cuando alguien en tu entorno presente una crisis epiléptica es importante resguardar su seguridad. Usa tu cuerpo, muebles mullidos u otros que tengas a mano para evitar, por ejemplo, que caiga por las escaleras, si ese fuera el caso. Ante la crisis el paciente suele desvanecerse al suelo (con tensión y no como en un desmayo), por lo que es buena idea acompañarlo en su caída, procurando que no sufra golpes.

En el desarrollo de la convulsión no intentes movilizarlo. En cambio, coloca abrigos, bolsos o lo que tengas a mano para que no golpee su cabeza contra el suelo, y sólo restringe suavemente sus movimientos si su cuerpo estuviera en peligro debido al entorno (por ejemplo: que pueda golpear un vidrio o una superficie cortante).

Hay un conocimiento popular que indica que quien se desmaya o presenta convulsiones puede tragarse su propia lengua y ahogarse. Aunque hay cierta verdad en ello, ante la epilepsia y las convulsiones la tensión en la mandíbula puede ser en verdad fuerte: nunca introduzcas tus dedos para tomar su lengua, ni tampoco insertes elementos dentro de la boca de la persona: podrías empeorar la situación.

“No des agua ni alimentos durante o después de la crisis. Acompaña a la persona mientras esperan el arribo de los especialistas médicos.”

No des agua ni alimentos durante o después de la crisis. Acompaña a la persona mientras esperan el arribo de los especialistas médicos. Tampoco intentes devolverlo a la conciencia salpicando su rostro, golpeándolo o sacudiéndolo.

Ten en cuenta estos consejos para saber qué hacer ante un ataque de epilepsia, y así le ganarás a los nervios del momento, actuando con seguridad y adecuación ante una emergencia.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here