En el caso de CHUBB, nos ha dado una sólida ventaja competitiva.

Por otra parte, una capacidad contrastada de acompañar los riesgos de las grandes empresas multinacionales en cualquier lugar del mundo en que decidan realizar sus inversiones.

Evolución por etapas:

Los principales aspectos en que se ha basado y se sigue basando este avance en la forma de  atención al cliente en las multinacionales  son los siguientes:

  • Una organización especializada y con experiencia, en la que hay equipos que saben diseñar un programa competitivo. Las decisiones de suscripción deben realizarse una única vez.
  • Una tecnología específicamente desarrollada para la gestión de los programas para multinacionales que evite su implementación a través de cientos de correos, y que proporcione una plataforma estandarizada para que las instrucciones sean interpretadas de forma rápida y sin necesidad de aclaraciones.
  • Textos acordados en cada país que cubran completamente los requisitos legales.
  • El flujo de pagos de prima y de pagos de siniestros debe seguir el mismo esquema y ser absolutamente respetuoso con todas las legalidades implicadas.
  • El programa multinacional puede realizarse en todas las áreas de riesgo del cliente, desde las líneas más “tradicionales” como Property y Casualty, hasta líneas más especializadas como D&O, EIL, E&O, Cyber, Terrorismo o Business Travel.
  • Un equipo especializado en la gestión de los socios comerciales que asegure  elementos de calidad antes citados.
  • Disciplina centralizada a la hora de la gestión de los siniestros que puedan ocurrir en cualquier lugar del mundo.
  • Una comunicación centralizada con el equipo del cliente y del bróker en el país donde se haya originado y negociado el programa.
  • Capacidad y experiencia para manejo de compañías cautivas.

Igualmente, estructuras complejas de reaseguro.

Obviamente, que es la transferencia de riesgos que hacen las aseguradoras para diversificar las exposiciones que han tomado cediendo parte de ellas a compañías reaseguradoras.

Todo esto garantiza que se tiene la capacidad de evolucionar en la dirección correcta y de forma continua.

Sin embargo,la compañía debe tener la voluntad, a todos los niveles, de realizar el esfuerzo permanente en la mejora de la calidad .

Así mismo, la constante adaptación a las cambiantes necesidades de nuestros clientes.

Fuente:Inese.