Las consecuencias de no estacionar correctamente pueden ser graves, aunque no lo parezcan.

Tanto por dejar poco espacio alrededor del vehículo como, lo más frecuente, como por dejar el vehículo nadando entre dos puestos, ocupando el espacio que le corresponde a los demás.

Si atendemos al clásico trío de facultades necesarias para una conducción segura (conocimientos, destrezas y actitudes) encontramos no tanto falta de conocimientos como algo de escasez de pericia –según el caso– y, sobre todo, una cuestión de actitud.

Normalmente, un conductor tiene claro que está prohibido estacionar de forma que cause molestias a los demás. Pero adempas hauy que tomar en cuenta los posibles sinisteros que ocasionaría estacionar mal nuestro carro.

Rayones, choques, golpes intencionales, cauchos desinflados, multas y hasta que se lleven en carro remolcado y aparezca desvalijado, nos puede ocasionar el no seguir unas normas básicas para dejar nuestro carro bien estacionado.

  1. No sea terco. Si el carro no cabe, no cabe. Pensemos en los peatones que tienen que pasar por delante o por detrás de nuestro vehículo cuando hayamos aparcado. Pensemos en cochecitos de niños, en sillas de ruedas, en carros de mercado.
  2. No seamos descuidados. Si caben dos carros, caben dos carros. Quedarnos con el puesto vecino no sólo es poco solidario sino que conlleva riesgos innecesarios para los demás, además de un aumento de la posibilidad de que lleno de ira alguien dañe nuestro carro o lo choque.
  3. Revisemos que el coche queda bien estacionado SIEMPRE antes de cerrarlo.

Deja un comentario

Cerrar menú