Un Antifaz para Descansar los Ojos

Al viajar, luego de un extenuante día de trabajo, volviendo a casa luego del cine o tras haber pasado mucho tiempo frente a la pantalla, nuestros ojos pueden lucir extenuados debido al esfuerzo del día. Se sentirán pesados, picosos, hasta inflamados y enrojecidos. Por eso, aquí te contaremos cómo hacer un antifaz para relajarlos por medio de calor, dando un alivio inmediato y recuperando su mejor estado.

Elementos y materiales

Para hacer este antifaz relajante para ojos necesitarás elementos simples, como un bol y una cuchara para mezclar, medidores, un molde de papel o de cartón fino, unas gafas para tomar la medida y dar forma al antifaz, tijeras y lápices, un retazo de tela de algodón suave (de unos 20 x 30 cm., aproximadamente), una placa para horno cubierta con papel de hornear, una banda elástica que rodee tu cabeza, aguja e hilo.

Los ingredientes que necesitas son arroz, hierbas frescas a gusto, y unas 20 gotas de aceite esencial cuya fragancia quieras aprovechar, o según sus propiedades a la salud.

Cómo hacer el antifaz para relajar los ojos

Lo primero es encender el horno y preparar la placa con el papel de hornear. Coloca allí 2 tazas de arroz (cualquiera servirá) y mézclalo con las hierbas frescas que hayas elegido, como romero, lavanda, menta, albahaca o las que quieras. Rocía por encima con el aceite esencial y revuelve bien para integrar todo. Distribuye bien por el papel, para que no quede amontonado, y lleva al horno (a unos 175-180°C) por 15 minutos, permitiendo que los granos de arroz absorban las fragancias y propiedades de las hierbas y de la esencia. Luego, apaga el fuego y deja enfriar un poco mientras haces el antifaz.

Coloca la parte del vidrio de las gafas sobre el papel o el cartón, y dibuja su contorno con el lápiz. La forma a obtener es la de anteojos comunes (como un 8 acostado o una B boca abajo). Recorta el molde.

Toma la tela, enfrentando los derechos, y fija con alfileres. Recorta en ambas piezas la forma de tu plantilla, dejando uno y medio a dos centímetros excedentes en el contorno, para coser y dejar suficiente lugar para poner el arroz dentro.

No importa el tipo de arroz que uses, su efecto relajante está en el calor que conserva

Cose ambas telas, con los derechos enfrentados, dejando los laterales abiertos. En un lado cose firmemente un extremo del elástico y cierra, para luego coser el otro extremo en el lado opuesto, aún sin cerrar las telas.

Voltea el antifaz, aún vacío, dejando los derechos hacia fuera. Una vez que el arroz esté frío, rellénalo con los granos aromatizados, y cierra atrapando el elástico. No lo dejes demasiado compacto sino algo suelto, de modo que al posarlo sobre tu rostro el antifaz pueda copiar

  • la forma de tu nariz
  • las cuencas de tus ojos
  • las sienes.

Si hubiera arroz sobrante, consérvalo en una bolsa de cierre a presión (como las Ziploc) para reutilizarlo luego).

Para usar este antifaz relajante para ojos, simplemente calienta la pieza entera en el microondas por algunos segundos. No debe estar demasiado caliente, sino a una temperatura agradable. Aplica sobre tu rostro.

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre