Las mascotas, en especial los cachorros, están expuestos a numerosos peligros dentro del hogar.

Su insaciable curiosidad les lleva a explorar sitios como la cocina y el jardín, que son los lugares más peligrosos para nuestra mascota ya que es donde colocamos normalmente los productos de limpieza, insecticidas y herramientas cortantes.

Los accidentes domésticos son la causa de aproximadamente un 4% de las consultas veterinarias.

1. Ingestión de comida

Los perros, sobre todo los de talla grande, pueden robar comida con facilidad de cualquier sitio. Como resultado, pueden sufrir una gastroenteritis, un problema que puede estar provocado por alimentos aparentemente inocuos, como el chocolate, la cebolla y los huesos. La mejor manera para evitar esta dificultad es mantener la comida alejada del perro y cerciorarse de que no pueda acceder al pipote de basura.

2. Intoxicaciones

Las intoxicaciones con plantas o productos de limpieza son frecuentes en los animales. De hecho, ¿sabías que plantas como la flor de Pascua, la adelfa, la hortensia y el rododendro son tóxicas para los perros? Los productos de limpieza también representan un gran riesgo, sobre todo si no cierras bien los armarios. Ten en cuenta que el jabón y la lejía despiertan en los canes un interés especial, por lo que es conveniente guardarlos en un sitio seguro.

3. Ingestión de objetos

A los cachorros les llama la atención todo tipo de objetos, desde unos simples calcetines hasta los juguetes de los niños. Por eso, comienzan mordisqueándolos y terminan en su estómago. El problema es que los objetos más grandes pueden causar una obstrucción intestinal y si tienen bordes afilados pueden causar una perforación. Por eso, se recomienda mantener lejos del alcance de tu mascota todos los objetos pequeños que pueda tragar, sobre todo cuando el perro está solo en casa.

4. Heridas

Los objetos clavados y los cortes son algunos de los accidentes más comunes del perro en el hogar, sobre todo si no tenemos cuidado. Las tijeras olvidadas encima de una mesa baja, un cuchillo que ha caído al suelo o trozos de vidrio de un vaso roto son más que suficientes para que nuestra mascota se hiera. Para evitar estos incidentes solo debes tener cuidado y no dejar objetos que puedan ser peligrosos al alcance del perro.

5. Electrocución

La electricidad representa un gran riesgo para las mascotas, sobre todo para los cachorros que les encanta mordisquear todo lo que encuentran a su paso. En ese caso, los cables que quedan a la vista pueden convertirse en una cuerda con la cual jugar. El problema es que una descarga de corriente puede causar quemaduras internas que no se vean a simple vista pero con consecuencias mortales. Una buena estrategia para evitar estos incidentes es colocar muebles delante de los cables de forma que el perro no pueda alcanzarlos.

6. Golpes

Los perros, sobre todo cuando son pequeños, son muy inquietos, por lo que podemos darles un golpe sin darnos cuenta. De hecho, los accidentes al aparcar o al mover objetos pesados son habituales ya que a veces las mascotas se mueven demasiado rápido y no las vemos. Para evitar este tipo de accidentes, la solución más inteligente es mantener al perro en una zona diferente, alejado de la obra que estés realizando.

7. Caídas desde el balcón

A los perros más activos les encanta correr y subirse a los muebles, por lo que las caídas desde el balcón son un riesgo latente. Afortunadamente, puedes prevenir este tipo de accidentes simplemente protegiendo la terraza o educando al perro para que no vaya al balcón sin tu permiso.

 

Deja un comentario

Cerrar menú