Fue hace tiempo, allá por el año 2009 cuando la primera criptomoneda salió a la luz por primera vez. Aquel medio digital de intercambio fue conocido bajo el nombre de “Bitcoin” y desde entonces no ha parado de crecer.

No solo millones de inversores posaron su mirada sobre estos medios digitales de intercambio.

También ,ahora las aseguradoras comienzan a acercarse y ven en este fenómeno una oportunidad de negocio.

De qué se trata y qué riesgos cubre.

No solo crece el número de interesados, sino también crece la incertidumbre que aún genera en gran parte del mundo financiero sobre los alcances y su solidez.

En estos nueve años de vigencia, han surgido varias criptomonedas que buscan su lugar ofreciendo diversos beneficios, tales como:

  • Litecoin.
  • Ethereum.
  • Ripple.
  • Dogecoin.

Incluso el (¿ex?) gigante de la fotografía Kodak ,anunció hace algunas semanas atrás que lanzará su propia criptomoneda para fotógrafos.

Entre las principales características que ofrecen estos sistemas a sus inversores,están las de garantizar que tendrán:

  • Seguridad.
  • Integridad.
  • Equilibrio en sus estados contables.

Pero al parecer, tan seguros no resultaron ser, y ahora la preocupación tomó otro color.

A fines del año pasado, un grupo de hackers también se interesó por los bitcoins, pero no precisamente para invertir.

Estos delincuentes robaron más de 4.700 bitcoines, equivalentes a unos 70 millones de dólares.

En efecto,fue  un ataque cibernético a la compañía NiceHash, una plataforma electrónica eslovena especializada en minado de criptomonedas.

Pero esto no terminó acá, la casa de cambio de criptomonedas Coincheck, de Japón, sufrió la semana pasada lo que se conoció como “el mayor robo de criptomonedas del mundo” .

En consecuencia, le sustrajeran activos virtuales por un valor de US$534 millones.

En esta oportunidad, no se trataron de Bitcoins sino que las pérdidas fueron en NEM, una moneda virtual menos conocida.

Sin embargo,esta se encuentra entre las 10 primeras según la capitalización de mercado.

Ahora bien, frente a este nuevo escenario financiero que crece exponencialmente día a día, tanto en inversores como en riesgos, qué papel puede jugar el seguro.

Este interrogante es un nuevo desafío sobre el cual algunos actores del mercado están comenzando a dar respuestas.

Los primeros en dar este gran paso fueron XL Catlin, Chubb y Mitsui Sumitomo Insurance.

Lo que están ofreciendo las  aseguradoras, son coberturas ante el robo de criptomonedas.

Sin duda, al parecer varias compañías están analizando seriamente abrirse a este mercado que, como hemos visto, ha dado muchos dolores de cabeza en estos últimos días.

Esto se debe a que este “nicho” hoy ofrece grandes riesgos, dados principalmente por los ataques de los hackers, errores técnicos y fraudes.

Para las aseguradoras, el desafío es cómo cubrir esos riesgos para:
  • Clientes de los que saben poco.
  • Usan tecnología,  que pocos entienden.
  • Representan a una industria joven a la que le faltan fondos de datos que las aseguradoras usualmente confían en el diseño y la cobertura de precios.

El rápido movimiento para entender el mercado y la tendencia ha ubicado a estas compañías en un rol protagónico.

Aunque por el momento,la demanda parece ir avanzando de a poco.

Por otro lado, muchas aseguradoras están siguiendo de cerca los pasos que se están dando en este rubro y tratando de ajustar sus productos a este sector.

Aseguradoras como Chubb están apostando a que las criptomonedas obtendrán un mayor reconocimiento.

Por otra parte, el nuevo negocio ahora representa solo una pequeña porción del negocio global de seguros comerciales de la compañía, que alcanza los $ 720 mil millones anuales.

Cabe recordar que las ventas de monedas digitales recaudaron más de $ 5 mil millones en casi 800 negocios en 2017, según el proveedor de datos de capital de riesgo CB Insights.

Por el momento, aún no hay estimaciones de cuánto de eso se ha asegurado ni de las primas totales recaudadas.

No obstante, lo cierto es que el potencial que tiene es altísimo.

Además,  de hacer las cosas bien, tendrá un gran impacto en los ingresos de las empresas de seguros que intervengan.

Si hay un riesgo, ahí debe estar el seguro.

Fuente:buena fuente.com.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre