Fraude, es una prioridad en las aseguradoras, es una pregunta de gran importancia que podrían hacerse las aseguradoras para disminuir este evento.

El 44 % de las compañías cuentan con un presupuesto específico para esta cuestión.

Ahora que la concientización está aumentando, en 2019 podría llegar el momento de empezar, para no quedarse atrás.

Las aseguradoras indican que la lucha contra el fraude tiene prioridad en su organización.

En particular, los departamentos de siniestros prestan una gran atención a la hora de luchar contra el fraude.

Sin embargo, un estudio de FRISS, compañía dedicada a la detección del fraude y mitigación de riesgos de las aseguradoras de propiedad y accidente,demostró:

Solamente el 44 % de las compañías de seguros cuentan con un presupuesto específico para esta situación.

Ahora que la concienciación está aumentando, en 2018 podría haber llegado el momento

de empezar, para no quedarse atrás.

Cultura antifraude

Una cultura antifraude es clave para superar estos desafíos.

Dicha cultura debe ser promovida por la alta dirección.

Así mismo, ponerse en marcha y enaltecer a quienes están haciendo una gran labor en la lucha

contra el fraude.

Además, lograr alinear los indicadores de rendimiento.

Los ajustadores de siniestros suelen medirse según la rapidez de la tramitación de

siniestros y la satisfacción del cliente.

Si también tiene el indicador clave de rendimiento (KPI )para descubrir el fraude, cómo lo

haga implica que debe hacer preguntas adicionales durante el proceso con el cliente.

Ello se contradice con otros KPI (Key Performance Indicator).

Si los alinea, puede lograr mucho.

Por otra parte, las formaciones que se imparten a los empleados de toda la organización,sobre cómo

reconocer un posible fraude, tampoco son práctica habitual.

Los departamentos de siniestros, los departamentos de suscripciones y las unidades

especiales de investigación, también deben estimularse.

Cuanto menor sea el compromiso en la lucha contra el fraude, más vulnerables serán los aseguradores para que los defraudadores potenciales pasen a formar parte de la cartera.

  • Mayor compromiso.
  • Más habilidades de detección de fraude.

Contribuyen a una estrategia con la cual se puede prevenir el fraude, en lugar de tener que resolverlo ya dentro de las carteras de seguros.

La formación también estimulará las comunicaciones cruzadas entre departamentos, que ayudan a

difundir el aprendizaje en la organización.

La prevención en el mundo digital

El sector Seguros posee cantidades enormes de datos.

Con el fin de crear carteras de clientes de una manera adecuada, es crucial utilizar, por

ejemplo, el grueso de la información disponible.

Así mismo,  efectuar un análisis predictivo de los mismos.

Las aseguradoras con canales directos y, en particular, las que tienen un canal digital,

pueden así protegerse de los riesgos graves y específicos.

Sin duda, es algo que resulta esencial para lograr un crecimiento rentable de la cartera.

La mayoría de las veces se centra la atención en el crecimiento de la cartera, pero se

ignoran los riesgos que ingresan mientras tanto.

Los datos no solo pueden suponer una ventaja para la gestión del fraude durante el

procesamiento de siniestros.

También, pueden resultar muy valiosos durante la evaluación de riesgos en el momento de

la suscripción.

La información recopilada sobre las personas y los objetos asegurados, los siniestros y el

fraude detectado ayuda a llevar a cabo valoraciones correctas y objetivas sobre los riesgos,

Las tendencias y el valor de las políticas y carteras.

Al hacerlo, las tecnologías de inteligencia artificial y de aprendizaje automático ofrecerán apreciaciones prácticas de los riesgos asociados a una nueva solicitud del cliente.

De esta manera, las aseguradoras pueden aceptar, rechazar o aceptar directamente bajo condiciones personalizadas.

A la hora de automatizar este proceso, el procesamiento directo podría llevarse a cabo siempre que sea posible.

En consecuencia, esto permite que las operaciones de suscripción de las aseguradoras se vuelvan mucho más eficientes.

Cumplimiento normativo y mantenimiento del mismo

Mantener el cumplimiento de las normas y regulaciones en constante cambio, es siempre

una prioridad para las compañías de seguros.

Ninguna organización financiera desea cooperar de forma consciente o deliberada en

prácticas de lavado de dinero.

Incluso terrorismo, lo que, naturalmente, se aplica a las compañías de seguros.

Para las solicitudes y reclamaciones de seguros, es necesario revisar si la persona está en

listas internacionales de sanciones o en la lista de Personas Políticamente Expuestas (PPE).

Desgraciadamente, se añaden nuevos nombres a las listas cada vez que hay un atentado terrorista o que se desmantela una red.

Los nombramientos y las destituciones políticas tienen influencia directa en la lista PPE.

Alguien que superara sin esfuerzo los filtros hace un año, hoy podría hacer saltar la alarma.

Del mismo modo, no solo cumplir con la legislación es importante, sino mantener dicho cumplimiento.

Ha llegado la hora de actuar

Es bien sabido que los pagos de los siniestros fraudulentos tienen un efecto negativo en el

ratio de siniestralidad de las entidades aseguradoras.

Igualmente,  en las primas de seguros que se calculan para los clientes.

A medida que cada vez más aseguradoras admitan que el fraude debería prevenirse,

quienes no se esfuercen lo suficiente por dar prioridad a la lucha contra el fraude perderán

el tren.

Con el comienzo del nuevo año, las siguientes buenas intenciones se aplican a las

compañías de seguros.

Es decir, una serie de actividades contra el fraude que permitan:

  • Asignarle  una mayor prioridad.
  • Mejorar la concientización.
  • Destinar suficientes fondos para su prevención.

Finalmente, lo más importante:

Crear un método en toda la empresa para la lucha contra el fraude, concluye el estudio de Friss.

Fuente:Inese.com

Deja un comentario

Cerrar menú