Las semillas de chía son un alimento originario de América Central.

Lugar donde fueron utilizadas por los mayas y los aztecas con fines médicos y nutricionales. Fueron olvidadas luego de la colonización europea, dándole paso a otros alimentos como

  • el amaranto
  • la quinoa
  • la cebada

Sin embargo, hace algunas décadas volvieron a ganar fama en todo el mundo y, actualmente, se cultivan en muchos otros lugares, posicionándose como un “superalimento”.

 

1. Controlan los antojos

Las semillas de chía hacen parte del grupo de alimentos que frenan la ansiedad por la comida.

  • Este nutriente prolonga la saciedad al ingerir los alimentos y, gracias a esto, impide el consumo excesivo de calorías.
2. Ayudan a perder peso

Además de impedir comer en exceso, este alimento contiene grasas saludables y sustancias antioxidantes que disminuyen la acumulación de grasa en los tejidos.

  • Su ingesta, en porciones moderadas, estimula el funcionamiento del metabolismo y aumenta el gasto energético para quemar calorías con más facilidad.

Lee también: ¿Cuál es la relación entre las hormonas y el control del peso?

3. Fortalecen los músculos

Los minerales contenidos en estas semillas son idóneos para mejorar la salud muscular, sobre todo cuando se realizan esfuerzos físicos significativos.

  • Estos nutrientes, además de sus proteínas de alta calidad, fortalecen la masa muscular y aceleran el proceso de regeneración de los tejidos.
4. Reducen el dolor articular

Incorporando este alimento en la dieta regular se puede reducir el riesgo de patologías crónicas como la artritis y la osteoartritis.

  • Esto se debe a sus aportes de omega 3 y antioxidantes, los cuales reducen la inflamación asociada con estos problemas.
5. Mejoran la salud ósea

Los nutrientes de alta calidad que brindan las semillas de chía son un buen complemento para mantener las piezas óseas saludables y fuertes.

  • Su significativo aporte de calcio disminuye el riesgo de pérdida de la densidad ósea y trastornos como la osteoporosis.
  • Por su parte, los ácidos grasos omega 3 previenen los desequilibrios inflamatorios y minimizan el impacto negativo de los radicales libres.
Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here