La mermelada de mandarina es una receta alternativa que se puede añadir con regularidad en la dieta para brindarle al organismo los nutrientes que requiere para mantener sus defensas activas.

Es un producto 100% natural, ligero en calorías, cuyo aporte de vitamina C mejora la actividad del sistema inmunitario.

Esta fruta cítrica, conocida por su delicioso sabor, está llena de vitaminas, minerales y antioxidantes que le confieren muchos beneficios a la salud.

Además de ser una fuente significativa de vitamina C, contiene:

  • Vitamina A
  • Vitaminas del complejo B
  • Vitamina E
  • Potasio
  • Fósforo
  • Calcio
  • Magnesio
  • Fibra
  • Aminoácidos
¿Por qué esta mermelada fortalece las defensas?

Si bien se elabora con azúcar y no es apta para pacientes diabéticos, esta mermelada resulta beneficiosa para la salud inmunitaria gracias a sus aportes de vitamina C.

Este nutriente incrementa la resistencia del organismo ante el ataque de agentes patógenos y, al mejorar la actividad fagocítica de las células, ayuda a optimizar la capacidad para reconocer los virus y bacterias infecciosos.

Esto permite que los mecanismos de defensa se activen a tiempo, y evita las complicaciones en casos de problemas como la gripe, el resfriado o las infecciones urinarias.

Por otro lado, gracias a su efecto antioxidante, es idónea para frenar los efectos negativos de los radicales libres y las toxinas que, además de dañar las células, reducen las habilidades inmunitarias.

En general, añadir este alimento en la dieta puede ayudar a:

  • Prevenir y controlar las infecciones respiratorias.
  • Mejorar el proceso de curación y cicatrización de heridas.
  • Evitar las infecciones urinarias.
  • Estimular la eliminación de toxinas y metales pesados.
  • Sintetizar el colágeno y proteger los cartílagos.
  • Aumentar el nivel de energía física y mental.

La preparación de esta mermelada casera es muy sencilla y no requiere ingredientes costosos.

De hecho, además de la mandarina, tan solo se necesita azúcar orgánico y un poco de jugo de limón.

¡Manos a la obra!

Ingredientes
  • ½ kilo de mandarinas
  • Ralladura de la cáscara de 1 mandarina
  • El jugo de ½ limón
  • 1 ¼ taza de azúcar orgánico (250 g)
Preparación
  • Pela todas las mandarinas y conserva una de las cáscaras para obtener la ralladura.
  • Retira la piel blanca que recubre los gajos y, de paso, las pequeñas semillas.
  • Tras preparar todos los gajos de las mandarinas, ponlos en una olla a fuego medio y agrégales el zumo de limón y la piel rallada.
  • Si lo consideras necesario, agrégale un poco de agua para que los gajos se deshagan en la cocción.
  • Si aún agregándole agua continúan enteros, pásalos a través de una batidora hasta obtener una pasta más fina.
  • Una vez obtengas la textura deseada, incorpora poco a poco el azúcar orgánico.
  • Baja el fuego y remueve constantemente con un utensilio de madera o silicona.
  • La cocción puede durar entre 25 y 30 minutos, en los cuales se debe remover para evitar que el contenido se pegue.
  • Pasado este tiempo y tras comprobar su textura, retírala y deja que repose a temperatura ambiente durante 15 minutos.
  • Luego, envásala en un recipiente esterilizado y hermético.
Modo de consumo
  • Ingiere la mermelada de mandarina en el desayuno como acompañante de tus galletas, tostadas o panes.
  • Consume máximo 2 cucharadas (40 g) al día.
Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here