Inteligencia, es hereditaria o se aprende, es una pregunta muy frecuente y cuya respuesta la ciencia ha determinado que en un 70% se hereda.

Todos conocemos a ese niño o niña que solo sacaba sobresalientes en el colegio.

Este niño/a era siempre el primero/a en levantar la mano cuando el profesor hacía una pregunta.

¿Eran los más listos porque habían nacido con ese don?
¿Estudiaban 6 horas al día?
¿O eran los tataranietos de Albert Einstein?

La inteligencia es una estructura muy compleja y la palabra inteligencia tiene una variedad de significados para muchas personas.

Por ejemplo, existe la inteligencia emocional, de la cual llevamos escuchando hablar en la última década.

Tiene que ver los procesos cognitivos y está afectada por las emociones.

¿Qué determina nuestra inteligencia? ¿Es algo que viene de nuestros padres?

La inteligencia es causa de los genes pero también del ambiente en el que nos movemos.

El 70% de nuestro coeficiente intelectual es heredado y 30% proviene de las influencias que recibimos por parte de nuestro entorno.

Sin embargo, siempre existe mucha controversia al respecto del coeficiente intelectual.

Por ejemplo, la contribución genética es muy alta, y los genes no funcionan de manera aleatoria por sí mismos.

En efecto, operan dentro de un ambiente, funcionan o no dependiendo de lo que suceda en el entorno.
Existen muchos factores que influyen en nuestra inteligencia:
• Sector socioeconómico.
• Nuestro estatus que juego un papel muy importante.
Según los investigadores, un estatus socioeconómico alto está relacionado con una buena genética.
Una buena genética contribuye con unas habilidades para resolver problemas y llegar alto en la vida.
Sin duda, que no tenemos por qué estar de acuerdo con esto.
Asimismo, siempre existe y existirá una frase muy adecuada a la situación:
“La cura del cáncer en la mente del pobre”
La nutrición juega un papel muy importante en nuestra inteligencia.
No obstante:
• Salud.
• Funcionamiento cerebral.
• Ejercicio.
• Horas de sueño.
• Calidad y muchos otros factores, también resultan decisivos.
En consecuencia, la inteligencia es en cierta parte hereditaria, pero siempre se puede mejorar, llegar más alto.
Nadie ha de conformarse con “su supuesta capacidad intelectual” como ya comentamos, existen muchos tipos de inteligencia, y tú solo necesitas conocer cuál es la tuya.
Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here