Creatividad, una habilidad que se puede aprender y cuya materia es un tema de instrucción en escuelas y universidades dirigidas especialmente a resolver problemas

 La idea que viene de la nada. El momento eureka.

Si pudiéramos averiguar cómo llegar más rápido y automatizar el proceso, la humanidad sería cambiada para siempre, ¿verdad?

Hace dos años, el New York Times informó sobre una caprichosa nueva tendencia en los campus universitarios:

Estudiar la creatividad misma.

De repente, las escuelas ofrecían a los menores el pensamiento creativo y les pedían a sus estudiantes que resolvieran problemas para resolver problemas.

Las clases parecían hacer que los estudiantes tuvieran más confianza, y tenían beneficios que eran tangibles:

Un estudiante descubrió una manera más rápida de volver a archivar DVDs en su trabajo en la biblioteca.

No obstante, ¿es verdaderamente algo que podemos estudiar por sí solo, divorciado de los problemas y las distracciones y las tarjetas flash del mundo real?

La definición comúnmente aceptada de “creatividad” es bastante vaga:

“Un trabajo nuevo que se acepta como sostenible o útil o que satisface un grupo en algún momento del tiempo”.

Sin embargo, esa definición tiene sus raíces en la neurociencia.

La creatividad es una característica nacida con el Homo Sapiens.

Es decir,en virtud del desarrollo cortical extendido.

En consecuencia, sirvió para privilegiar las influencias ambientales en el cerebro sobre un determinismo genético.

Estudios recientes han sugerido que las personas creativas son más fluidas en la generación de respuestas a los problemas en general.

Y generar respuestas es parte de lo que enseña el estudio de la creatividad.

La creatividad se confunde a menudo con un rasgo universal.

Asimismo, para llegar a una solución creativa a cualquier problema, debemos tener conocimiento y comprensión de los:
  •  Factores.
  • Instituciones.
  • Fenómenos en juego.

Si la creatividad se basa en el conocimiento de un tema y todo lo que es fluido, la lluvia de ideas de I-got-it-from-the-Muse, entonces estudiar la creatividad por el bien de la creatividad puede parecer progresista, pero en realidad es bastante estrecho.

¿Se puede aprender la creatividad?

La evidencia científica vincula el proceso creativo con ciertos patrones de actividad cerebral.

Es decir, es posible “entrenar” algunos de estos patrones de la misma manera en que construiría un músculo.

En efecto, sí  puedes aprender a ser más creativo de ciertas maneras.

Mas,  eso es sólo un lado de la moneda neurológica.

En realidad, cualquier programa efectivo de formación en creatividad debe centrarse en ambos aspectos del proceso creativo:
  • Pensamiento “convergente” (la fase generativa, de reflexión, en la que las tareas se llevan a cabo sin juicio o vacilación).
  • Pensamiento “divergente” (la riqueza de ideas que ya has generado).

La etapa convergente es el momento en que las ideas se generan libremente sin rechazo, por muy mal que parezcan.

Eso también se puede aprender -o al menos mejorar- a través de técnicas como la meditación, que pueden mejorar las diversas oscilaciones cerebrales y los estados necesarios para lograr el flujo.

¿Qué pasó con la experiencia?

Este conocimiento previo de un sistema o campo puede ser el aspecto más importante de la “creatividad”, mucho más que el pensamiento convergente.

Algunas de las evidencias experimentales más convincentes que describen los patrones de actividad cerebral durante la fase “divergente” de una tarea creativa, implican el lóbulo temporal medial y el hipocampo, que es la parte del cerebro que los humanos usan al hacer, almacenar y acceder a los recuerdos.

El hipocampo se ilumina como un petardo durante el recuerdo.

La evidencia de la activación del hipocampo durante la parte de pensamiento “divergente” del proceso creativo, puede indicar que los sujetos están invocando el conocimiento existente para completar la tarea, con el fin de generar resultados únicos o novedosos.

El matemático Terry Tao insinuó en el mismo punto final, aunque menos neurológicamente, cuando dijo que la capacidad de aplicar e intuir surge de la maestría.

Esta es la razón por la que aprender a hacer un brainstorming y escuchar a la musa no es suficiente cuando se trata de estudiar la creatividad.

Con el fin de “ser creativo”, y resolver problemas con los mejores de ellos, tenemos que trabajar en convertirse no sólo en artistas, sino en expertos.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here