Los esguinces de tobillo son un tipo de lesión bastante común. Los deportistas suelen padecerla más frecuentemente.

Todo deporte implica riesgos altos, y uno de ellos es el un esguince de tobillo. Además, cualquier simple movimiento puede también dar origen a la torcedura.

Un esguince de tobillo consiste en una lesión en los ligamentos. Aunque se trata de una lesión casi inevitable, existen ciertos consejos y tips que pueden prevenirla y hacerle frente.

Tras sufrir un esguince, el tobillo necesitará de ciertos cuidados especiales. No es un padecimiento grave, pero puede ocasionar grandes inconvenientes.

Existe un tratamiento determinado al sufrir un esguince de tobillo. El problema es que muchas personas sufren la consecuencia de no seguirlo al pie de la letra.

Los esguinces de tobillos mal curados pueden derivar en intervención quirúrgica. Es muy importante que los esguinces de tobillo se curen bien, para que no vuelvan a repetirse.

Consejos y tips para prevenir y curar esguinces de tobillo
Entrenamiento propioceptivo

Es un entrenamiento fundamental. Se utiliza para fortalecer los ligamentos del tobillo.

De esta manera se previenen los esguinces y torceduras menores.

El entrenamiento propioceptivo es muy utilizado con deportistas.

Su función principal es preparar al tobillo para responder ante futuras lesiones. Esto facilita que luego las consecuencias no sean tan graves.

Equilibrio entre ambas piernas

Todas las personas suelen mantener una extremidad predominante. Esto provoca que la otra extremidad no se desarrolle como debería.

Tener un tobillo más resistente que el otro supone un problema, ya que aumenta el riesgo de sufrir lesiones futuras.

Es necesario entrenar ambas piernas por igual, para prevenir esguinces de tobillos. Asimismo, es fundamental un equilibrado desarrollo muscular, de ambas extremidades.

Entrenamiento muscular

Un adecuado entrenamiento muscular reforzará de forma óptima la zona del tobillo. Esto ayudará a prevenir esguinces y demás lesiones.

Los músculos bien entrenados tensan la delicada zona del tobillo, protegiéndola.

Entrenar el músculo no solo implica intensidad de ejercicio, sino también actividades de equilibrio y coordinación.

Eliminar el miedo

Tras un esguince de tobillo, muchas personas sienten miedo de que la lesión se repita. Esto genera algunas limitaciones de origen mental, tanto en la postura como al realizar ciertas actividades.

Para que el tobillo afectado sane adecuadamente es necesario volver a exigirle de la misma manera. De otra forma se podría ir atrofiando. Si esto sucede, será mucho más difícil recuperarlo por completo.

Un buen tratamiento recuperador ayuda a movilizar adecuadamente el tobillo. De esta forma la persona perderá el miedo ante una futura lesión.

Tras un tiempo de reposo, es fundamental que el tobillo reciba estímulos adecuados. De esta manera, poco a poco se irá recuperando.

La importancia de la recuperación

A sufrir un esguince de tobillo, la recuperación es esencial. El simple paso del tiempo no servirá de nada, en este tipo de casos.

Aunque la inflamación puede disminuir, la musculatura seguirá dañada. Cuando esto sucede, es probable que se vuelva a sufrir de otro esguince.

Los esguinces de tobillo son lesiones delicadas. Al sufrirlas, es necesario acudir de inmediato ante un profesional.

Ir al médico será el primer paso. Tras esto será un fisioterapeuta quien ayude al desarrollo del tratamiento.

Aunque pueda tratarse de un plazo de tiempo algo largo, es la única manera de asegurar la recuperación total del tobillo.

Actuar rápido

Los primeros 2 días desde la torcedura serán fundamentales. Es en este lapso de tiempo, es muy importante acudir al médico. De no hacerlo, el tonillo podrá dañarse irreversiblemente.

Un esguince de tobillo exige una acción rápida. Si es posible se deberá asistir al médico justo en el momento posterior a la lesión. Esto evitará varios inconvenientes futuros.

Aunque los esguinces de tobillo no son lesiones graves, su tratamiento es fundamental. Una lesión de este tipo, no tratada de manera adecuada, puede derivar en intervención.

Además, como ya hemos indicado, en muchos casos la falta de tratamiento atrofia de manera irreversible la extremidad.

Las personas que realizan deportes y actividades físicas, deben tener mayores cuidados.

El estiramiento muscular es esencial. Antes y después de realizar la actividad física, los músculos deben ser preparados y calentados. De esta manera, el desgaste y el impacto no serán tan fuertes.

El estiramiento y la movilización previa al ejercicio constituyen el mejor método de prevención de esguinces.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here