Nadar, correr o ir a una clase de aeróbica pueden ser actividades muy divertidas e interesantes.

Sin embargo, los miopes se lo piensan dos veces, ya que no saben cómo cuidar sus gafas o lentillas, o bien cómo hacer para que la falta de visión no entorpezca la actividad física.

En este artículo te daremos algunos consejos para hacer ejercicio si tienes miopía.

La miopía y el deporte: ¿con gafas o con lentillas?

Esta es una pregunta muy habitual en los pacientes miopes que llegan a la consulta tanto con el oculista como en la óptica.

¿Llevo las gafas o mejor las lentillas? ¿Y si no uso nada que sucede?

Hay varias cuestiones que debemos tener en cuenta para responder a estas consultas.

En primer lugar, nuestra seguridad, ya que al sufrir miopía o hipermetropía el riesgo de caernos se multiplica llevando o no un corrector de la visión.

En ciertos deportes como la bicicleta estática o la musculación no es tan necesario que la visión sea nítida por completo.

Sin embargo, si practicamos tenis, boxeo o natación el deterioro o la imposibilidad de enfocar los objetos y calcular las distancias puede ser un problema.

Otra cuestión importante es el contacto con otras personas y objetos.

¿Es posible evitar recibir un golpe con un balón? ¿Cómo hago si alguien me golpea accidentalmente en la cara?

Eso también deberíamos evaluarlo al momento de elegir una disciplina o un tipo de gafas.

¿Qué gafas usar para hacer deporte?

Si tu miopía es tan alta que no puedes estar ni un minuto sin gafas no debes pensar que tienes vedada la posibilidad de practicar ejercicio.

Existen lentes especiales que te permiten realizar actividad física con monturas o materiales más cómodos y duraderos.

Lentillas

En primer lugar, podemos pensar en llevar lentillas mientras desarrollamos la actividad, aunque estas pueden ser peligrosas en ciertos deportes. No obstante, si tomamos los recaudos necesarios no debería existir ningún problema.

Las lentillas pueden extraviarse o “saltar” del ojo ante un movimiento brusco o un golpe, sobre todo si se usan las semirrígidas.

En las blandas es menos probable que esto suceda, pero no por ello debemos reducir las precauciones.

Gafas con cristales orgánicos

Estas presentan muchas ventajas al momento de hacer deporte, incluso los acuáticos como vela o squash.

Se trata de unos anteojos especiales fabricados con resina cuya principal característica es su resistencia a los golpes o caídas.

Además son muy livianos y de gran calidad. Se les puede aplicar tratamiento antirreflejos.

La mala noticia es que, al tener baja resistencia al rayado y un bajo índice de refracción, no son aconsejables para personas con dioptrías altas.

Gafas de policarbonato

Esta alternativa es más resistente a los impactos y más liviana, tiene filtro UV pero una mala resistencia al rayado.

Gafas de minerales

Estas son poco vulnerables a las caídas o golpes y cuentan con una buena calidad óptica. La contra es que pesan bastante y son incómodas para hacer ejercicio.

Tips para miopes que hacen deporte con gafas o lentillas

Ya que el ejercicio es bueno para nuestra salud, la miopía no debería ser impedimento para desarrollarlo.

Sin embargo, debemos tener en cuenta ciertas cuestiones para que las gafas o lentillas que usamos sean cómodas y podamos evitar inconvenientes.

1. La montura
  • Ha de ser cómoda y lo suficientemente grande como para que ocupe toda la cuenca del ojo.
  • Es fundamental que no se resbale o se caiga por la nariz.
  • También que esté fabricada con un material liviano y resistente.
  • Te recomendamos que elijas un modelo curvado para que el campo de visión sea completo, también en los laterales.
2. Los cristales
  • Resistentes a los golpes, protegidos con recubrimientos hidrófobos (repelen el agua) y con filtros UV (para evitar daños causados por la radiación solar).
  • Mejor si los lentes son polarizados y fotocromáticos para cambiar su tonalidad en función de la luz del ambiente.
3. Las lentillas

Entre las ventajas de llevarlas están: la libertad del movimiento, que no se empañan y que la visión periférica es completa. Además no producen cambios en tu aspecto y evitan los daños si nos caemos o golpeamos.

Ten en cuenta igualmente que también hay contraindicaciones de usar lentillas al hacer deporte.

En primer lugar, el polvo o ciertas partículas pueden irritar o secar los ojos. Además los movimientos bruscos y el sudor causan erosiones y roces oculares.

También provocan hipersensibilidad o procesos alérgicos, no protegen del sol ni de los reflejos y no tapan la cuenca del ojo.

Miopía y natación: ¿son compatibles?

Las ventajas de nadar son innumerables y por este motivo algunas personas miopes consultan en relación a su posibilidad de practicar este deporte.

Si tenemos un problema visual e igualmente queremos disfrutar de las bondades de la natación podemos optar por dos alternativas:

1. Lentillas desechables

Si bien no es recomendable llevar las lentillas a la piscina o a la playa porque podemos sufrir infección corneal (por los microorganismos que viven en el agua), algunas personas emplean las del tipo descartable o desechable.

Lo malo es que son bastante costosas como para usar y tirar en un mismo día.

Quizás se justifica para las vacaciones o el verano, pero no en deportes practicados todo el año.

2. Gafas de natación graduadas

Las gafas que se usan en las piscinas desde hace algún tiempo nos permiten graduarlas según nuestro problema de visión particular.

De esta manera se practica el deporte sin importar la miopía que tengamos.

Si bien hay modelos con graduaciones estándar, te aconsejamos comprar unas que cumplan con las dioptrías y la distancia interpupilar propia.

Deja un comentario

Menú de cierre