Empleados felices, cómo lograrlo en forma correcta, es lo que cualquier organización se pregunta ya de ello depende el logro de sus objetivos y metas.

 

En realidad, la felicidad es un estado mental que se produce cuando una persona cree haber alcanzado una meta deseada.

Por lo tanto, es fácil intuir que para ser felices en el trabajo, éste debe entregar la posibilidad de alcanzar objetivos y desafíos propios.

Sin embargo, las empresas no sólo deben fijar su norte en el logro de sus fines.

También, en generar los espacios suficientes para que cada uno de sus colaboradores concrete los suyos.

Así lo asegura Gabriel Nicolaievsky, gerente general de Thinking NetGroup Consultores.

Al mismo tiempo señala, que si una compañía quiere tener empleados felices, debe:
  • Abrir espacios para la participación.
  • Fomentar políticas claras para el crecimiento.
  • Enriquecimiento laboraL.
  • Reconocimiento al esfuerzo de los empleados.
  • Desarrollo profesional.
“La importancia de lo señalado reviste en que el clima laboral generado será idóneo para la:
  • Creatividad.
  • Esfuerzo.
  • Satisfacción de los colaboradores con su empresa.

Es decir, generando orgullo por pertenecer a la misma.

Por lo tanto, mejorará la productividad de la organización.

Sin duda, las metas serán alcanzadas con la menor fricción o desgaste posible, comenta.

Ignacio González, gerente general de Mandomedio, coincide con esta opinión al señalar que las organizaciones deben:
  • Promover un buen ambiente de trabajo.
  • Entregar beneficios como flexibilidad laboral.
  • Tener un plan de desarrollo de carrera.
  • Impulsar una adecuada comunicación entre los equipos.

En este buen clima, agrega el experto, tendrá incidencia la personalidad del líder.

Resulta que éste influirá directamente en la felicidad de los empleados, por la forma en que motive y mantenga un grupo de alto desempeño.

“Para tener un buen clima laboral se necesita que el líder de la empresa promueva:
  • Una cultura organizacional basada en la comunicación.
  • Motivar a los colaboradores.
  • Escucharlos.
  • Incentivar el trabajo en equipo.
  • Fomentar el desarrollo profesional.
  • El talento de las personas para que se desempeñen en el área que saben y les agrada hacer.
  • Reconocimiento de los logros de cada uno.
En tanto, Mario Trincado, subgerente de Recursos Humanos de Kibernum, asegura:

Una mayor comunicación entre el jefe y su equipo resulta clave en la felicidad de los empleados.

Por supuesto que a partir del establecimiento de objetivos compartidos, todos podrán participar de igual forma en las decisiones del grupo y sentirse así más involucrados.

“Hacerse cargo de la opinión y participación de las personas que componen los equipos, influye en la integración real en la organización.

Incluso,hace que las personas sientan la responsabilidad y desafío de comprender que su opinión sí es importante”, explica el especialista.

Evitando la rotación
Aún cuando variables como el pago de altas remuneraciones, inclusive por sobre los valores del mercado, sean correctas, Nicolaievsky, de Thinking NetGroup Consultores, cree:

Uno de los factores de la infelicidad laboral y la alta rotación en las empresas es, sin duda:

  • El mal clima organizacional .
  • La carencia de competencias de liderazgo del jefe.
En efecto, añade Trincado, de Kibernum, aunque la renta sea la adecuada, “la rotación puede deberse a :
  • La suma de una serie de insatisfacciones.
  • Ver la oportunidad de desarrollarse o tener mayores desafíos en otras organizaciones.
González, por su parte, sostiene que la renuncia a un puesto de trabajo:
  • No necesariamente está asociada al ambiente laboral.
  • Puede obedecer a  la falta de desarrollo profesional o a un mal líder.
Otras causas pueden deberse a la :
  • Insalubridad en las condiciones laborales.
  • Falta de prestigio de la empresa o el área de la industria a la que ésta pertenece.
Para revertir esta situación, los expertos explican:

Se debe trabajar para que los objetivos de la empresa den cabida al cumplimiento de las metas personales de los colaboradores.

En efecto, la responsabilidad  debe caer no sólo en la alta gerencia.

Además,  en las habilidades de escucha y conocimiento de cada una de las jefaturas.

Asimismo, en las habilidades de motivación y dirección de equipos de las mismas.

“La clave está en la dirección de la empresa y más específicamente, en que ésta tenga la visión de preparar o integrar nuevos líderes preocupados de las personas, tanto como de la tarea a realizar.

Estos líderes deben estar potenciados con una serie de valores corporativos, que tengan como base fundamental el respeto hacia sus colaboradores”, señala Trincado.

Nicolaievsky, en tanto, recomienda a las compañías contar con un diagnóstico preciso sobre las causales que provocan un clima desfavorable, a fin de atacar sus causas y no sus síntomas.

Para ello, asevera, se debe:
  • Impulsar una comunicación interna clara y eficiente.
  • Jefaturas con competencias de liderazgo bien arraigadas.
  • Una preocupación real y sincera por el bienestar de los colaboradores.
Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here