Es un hecho seas políglota te facilita la vida. Cada vez que aprendes uno nuevo, estás abriendo la puerta para entrar en otras culturas y comprender otras maneras de pensar.

Es posible que una de las cuestiones más interesantes de tener dicha capacidad sea, precisamente, contar con los esquemas mentales con los que se manejan los hablantes.

Por ejemplo, las lenguas germánicas tienden más a la abstracción, mientras que las anglosajonas se centran más en lo concreto. Este fenómeno tiene consecuencias en las estructuras culturales, pero también en las conexiones neuronales.

En este sentido, una persona bilingüe tendrá una salud neuronal más sólida que aquella que solo conoce una lengua.

El cerebro de la primera funciona a través de conexiones más complejas y sofisticadas, ya que puede moverse de una lengua a otra, es decir, de lo concreto a lo abstracto o a lo espiritual  en un dos segundos.

Pero ¿sus efectos son tan significativos como para convertirse en un freno para el alzhéimer?

Según un estudio italiano, la respuesta a esta pregunta es afirmativa. Los resultados de la investigación son sorprendentes.

Por ello, hemos creído oportuno traértela a este espacio y que conozcas cómo practicar dicha destreza puede ser clave a la hora de enfrentarse a una enfermedad tan aterradora como esta.

Hablar distintos idiomas te aleja del alzhéimer gracias a la reserva cerebral que produce

Las conclusiones parten del trabajo de un grupo de investigadores del Hospital de San Raffaele de Milán.

Estas señalan que la gente que domina más de una lengua tienen menos probabilidades de padecer alzhéimer.

En el caso de que la dolencia aparezca, su avance será mucho menos agresivo, debido a que la actividad neuronal genera una reserva que nos protege del ataque de la misma.

Para llegar a este punto, los italianos escogieron a 85 personas, entre las que había una serie de sujetos que manejaban más de un idioma.

Sin embargo, otras solo hablaban en italiano. Con el objetivo de hallar los datos, recurrieron a una prueba de imagen denominada FDG-PET.

  • Esta tiene la capacidad de seguir el metabolismo cerebral y verificar cómo se realizan las conexiones entre sus diferentes niveles.
  • Con esta sencilla estrategia, descubrieron la posición aventajada de aquellos que hablaban distintos idiomas.

Las modificaciones cerebrales de las que hablábamos al principio suponen una barrera para la aparición y la progresión del alzhéimer.

Además, también encontraron diferencias en función de la frecuencia con la que se usaban las lenguas dominadas.

  • Así, el uso regular de las mismas consolida las variaciones neuronales, por lo que, cada vez que cambiamos de lengua, estamos fortaleciendo nuestra armadura contra la afección.
En el bilingüismo también entran las variaciones regionales

Como sabemos, en la práctica, todas las lenguas tienen una realización estándar que conviven con otras regionales y dialectos.

Cada uno de ellos presenta, asimismo, sus propias estructuras, de forma que configuran un código que provoca conexiones diferentes a las que se dan en el habla de la lengua oficial.

Por tanto, moverse entre ambos también puede ser una forma de combatir el alzhéimer.

Sabiendo esto, los doctores animan a los países a fomentar el multilingüismo. Incluso, llaman la atención sobre el tesoro que supone disponer en un mismo territorio nacional de más de un idioma.

Así, en el caso de los españoles, por ejemplo, les instan a potenciar el aprendizaje del catalán, gallego y el euskera, o las lenguas de los pueblos originarios, en el caso de Latinoamérica.

De esta manera, afirman, no solo se cuida el patrimonio cultural del país. Además, se trata de una medida de prevención contra las enfermedades neurológicas.

No obstante, esta investigación es la única que ha abordado el tema desde esta perspectiva.

Por este motivo, el equipo llama la atención sobre la necesidad de que proliferen más iniciativas como la suya.

Así, se conseguiría aumentar el conocimiento sobre los mecanismos neurobiológicos que se dan en estos casos. De lo contrario, la enfermedad seguirá ganando la partida.

De cualquier forma, este primer paso supone ya un gran avance. Cuando a alguien se le diagnostica esta enfermedad, entra en un estado de miedo e incertidumbre considerable.

Sabiendo esto, damos la bienvenida a cualquier descubrimiento que nos ayude a terminar con el alzhéimer o a ralentizar su aparición.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja tus comentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here