Cómo saber si eres un líder débil, es una pregunta que es conveniente tener presente y autoreflexionar sobre ella para corregir tus errores a la brevedad.

La mayoría de las personas asocian un líder débil con una persona dócil, tímida y callada.

Aunque en ciertos casos puede ser así, los malos dirigentes también pueden ser:

  • Explosivos.
  • Dominantes.
  • Un tanto dictadores.

Puedes tener todo el éxito del mundo en:

  • La incorporación de nuevos clientes.
  • El desarrollo nuevos productos y servicios.
  • Métricas de productividad, etcétera.

Sin embargo, si las personas no te están buscando para estar en tu equipo, entonces eres una cabeza de este tipo.

Estas son siete actitudes que revelan si eres un líder débil.

1. Tu equipo sufre de burnout

Ser ambicioso y tener ímpetu son señales de muchas cabezas de proyecto efectivas.

Sin embargo, si estás haciendo que tu equipo trabaje excesivamente e intercambias a sus miembros de manera indistinta, entonces no estas aprovechando tus recursos.

Recuerda que los pequeños éxitos de productividad que tengas hoy pueden afectar la salud de tu equipo a largo plazo.

El manejo constante de crisis puede convertirse en una forma de vida que destruya la moral de tus empleados y termine por ahuyentarlos.

En todos los negocios existen épocas donde se requiere “echar toda la carne al asador”.

Más eso, no puede ser el estado natural.

Las personas también necesitan recargarse.

2. Evitas tomar decisiones difíciles

Hay que tomar una decisión y tú te sales por la tangente.

Esto puede deberse a que necesitas estar 100 por ciento seguro de la elección que harás o porque no tienes confianza en tus habilidades.

Así que le pides a tus subordinados, obtener más “datos duros” para poder estar más confiado.

Esperas hasta el último momento para decidirte, pues así puedes decir que te equivocaste porque “el equipo” se quedó sin tiempo para reunir suficiente información.

3. No sabes dar buenas direcciones

Quieres sacar un proyecto lo más rápido posible pero no has pensado cómo lograrlo.

Reunes a tu equipo para tener una junta para comenzar a trabajar rebotando ideas en voz alta.

Sin embargo, la falta de dirección hace que la discusión se pierda en tangentes confusos.

Como resultado, al final de la reunión tu equipo sigue sin saber:

  • Cuál es el rumbo a seguir.
  • Cuáles metas deben alcanzar.
  • y muchas áreas de acción quedan abiertas a la interpretación.

Al final, le dejas tus subordinados la responsabilidad de interpretar qué es lo que quieres.

Una señal segura:

Después de tener junta contigo, el equipo sale confundido y sabe que este nuevo proyecto será un desorden…como todos los demás.

4. Humillas a los miembros de tu equipo en público

No hay mejor manera de hacerse de una mala reputación como dirigente que regañar groseramente a uno de tus subordinados en frente de otras personas.

Puedes pensar que alguien hizo algo que necesita corrección, pero hacerlo de manera pública,sólo demuestra que eres una persona inestable.

Los líderes débiles tienden a humillar a otros para sentirse mejor con ellos mismos.

Si alguien de tu equipo merece tener una crítica constructiva, hazlo en privado.

Hacer una “escenita” en una junta sólo incomoda a los demás miembros del proyecto y no te deja en una posición de poder.

Por el contrario, las buenas personas reaccionarán a la humillación y conseguirás distanciarte de un equipo que entregará resultados mediocres porque te tienen miedo.

5. Prometes pero no cumples

Entras a juntas con los directores de la empresa o con un cliente importante y para asegurar tu posición, haces promesas irreales.

Esto hace que te veas bien en el momento, pero rara vez cumples con lo pactado o peor, dejas que sea tu equipo el que se encargue de cumplir tu palabra.

Acciones así sólo disminuyen tu credibilidad y te expone como un individuo de “mucho ruido y pocas nueces”.

6. Le pides a muchas personas trabajar en lo mismo (y lo haces en secreto)

Es buena idea tener diversas opciones, pero no decirlo abiertamente ante tu equipo hace que las personas se enojen y se frustren cuando descubren que los apartaste en secreto de su operación habitual para realizar un proyecto en el que muchas personas están participando.

Esto es especialmente dañino cuando eliges el proyecto que vas a utilizar.

También,invariablemente mandas la señal de que no confías en tu equipo para realizar una buena propuesta de manera individual.

7. No das retroalimentación honesta

Evitas dar críticas constructivas porque no quieres lastimar los sentimientos de las personas.

Ya sea que se trate de:

  • Su desempeño.
  • Posibilidades reales que tienen de recibir un aumento.
  • Si crees que son material para tu equipo.

Crear expectativas irreales es muy dañino, pues genera amplia confusión cuando estas no se cumplen.

Dar buena retroalimentación es la marca de un líder fuerte.

Fuente: www.entrepreneur.com.

Deja un comentario

Menú de cierre