Además de la hidratación hay otros factores determinantes para mantener un cutis joven y sano. ¿Sabías que el deporte es perfecto para eliminar toxinas?

Para que el paso del tiempo no repercuta en nuestro rostro es preciso llevar a cabo ciertos hábitos saludables:

  • Hidratación.
  • Exfoliación.
  • Buena alimentación.

Estos son solo algunos de ellos.

Muchos tratamientos sirven para que nuestra piel esté:

  • Flexible.
  • Sana.
  • joven.

¿Te gustaría conocerlos?

Entonces no te pierdas el siguiente artículo.

El tan temido envejecimiento de la piel

A medida que vamos cumpliendo años cada vez son más visibles las señales del envejecimiento. La piel está delgada, frágil y la capa protectora de grasa subcutánea es muy fina.

A su vez, disminuye la capacidad de sentir calor y frío y aumenta el riesgo de sufrir lesiones.

Si a eso le sumamos las típicas deficiencias nutricionales y algunas enfermedades, el resultado es una dermis poco saludable.

Uno de los problemas que acarrean las personas a cierta edad, es que la piel tarda más tiempo en curarse, hasta cuatro veces más que durante la juventud.

Los factores que aceleran el envejecimiento de la piel son:

  • Cambios hormonales (por ejemplo, la menopausia)
  • Alimentación pobre en antioxidantes y ácidos grasos esenciales
  • Fumar
  • Exposición solar excesiva y en horarios no recomendables

¿Cómo mantener nuestra piel siempre joven?

Más luminosidad, menos arrugas, mejor aspecto y menor incidencia de las heridas.

¿Crees que es imposible lograrlo?

¡Solo tienes que seguir estos consejos!

Come bien

Es imprescindible que te alimentes correctamente.

La dieta ha de ser sana y equilibrada e incluir todos los nutrientes.

Se recomienda añadir frutas y verduras, pescados azules y legumbres.

También agrega germinados, frutos secos y alimentos con mucho zinc como el pepino.

Añade las principales vitaminas para que tu piel esté sana:

  • La falta de vitamina A produce una dermis seca.
  • La deficiencia de vitamina B provoca enrojecimiento y grasa en la nariz.
  • No consumir la cantidad suficiente de vitamina C causa una menor producción de colágeno (necesario para que la piel se mantenga elástica).

Bebe agua

Seguro ya sabrás que los dos litros de agua al día son vitales para estar saludable. No obstante, quizás no conocías un dato interesante: ¡también mejora el aspecto de la piel!

Esto es así porque hidrata y humecta las células y le aporta más elasticidad y flexibilidad.

Puedes beber zumos naturales e infusiones de hierbas para no aburrirte de tanta agua.

Deja de fumar

El humo del tabaco tiene una gran cantidad de sustancias nocivas que no solo perjudican la salud interna, sino también el aspecto de tu piel.

Las personas que fuman tienen la tez apagada, gris y con más arrugas.

El cigarrillo destruye la epidermis e impide que la piel se revitalice y oxigene.

No bebas alcohol

Uno de los secretos de las personalidades de la pantalla grande (como el caso de Jennifer López) para mantener una piel hermosa no son los miles de productos que usan sino el hecho de no consumir bebidas alcohólicas.

Esta sustancia reduce los niveles de oxígeno en la sangre y afecta la producción de colágeno.

¿La consecuencia?

Piel sin firmeza y sin elasticidad.

Minimiza el consumo de café

Al igual que los refrescos cola, que también tienen cafeína, estas bebidas aumentan la diuresis y deshidratan la piel.

Además, nos dan una sensación de euforia y energía que pueden impedir que descansemos como corresponde.

Duerme

En relación al consejo anterior, podemos decirte que el sueño es reparador de las células, los órganos y los músculos.

No solo evita que por la mañana te levantes con unas grandes ojeras, sino que también ayuda a que la piel se recupere de los daños de cada jornada.

 Duerme entre 7 y 8 horas seguidas cada noche para verte más joven.

Sé feliz

Por supuesto que el estado de ánimo tiene que ver con la apariencia.

Si estás contenta y te diviertes de forma sana, reducirás las arrugas e incluso las alejarás de tu cara.

No olvides que el estrés, los nervios y la depresión influyen de manera negativa en el sistema inmunológico y eso repercute directamente en la piel.

Ten cuidado con el sol

Es muy importante que uses factor de protección alto aún cuando sea invierno o esté nublado.

No se recomienda la exposición a los rayos solares entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.

Usa gafas de sol par proteger también los ojos y no olvides el aftersun cuando vayas a la playa, la piscina o la nieve.

Haz ejercicio

La práctica regular de actividad física es muy buena para la salud de la piel.

Si haces ejercicio entre 2 y 3 veces a la semana no solo podrás bajar de peso o sentirte de mejor humor (perfecto para la dermis) sino que, además, liberarás toxinas y reducirás el aspecto apagado o envejecido del rostro.

Cumple con una rutina de limpieza

Aunque estés muy cansada al final del día, no te olvides de desmaquillarte y limpiar la piel en profundidad por las noches antes de acostarte.

Hidrata y nutre la piel a diario para protegerla de los agentes externos como, por ejemplo, la contaminación ambiental.

Usa cremas humectantes por la mañana y por la noche.

Fuente: Mejor con salud.

Deja un comentario

Menú de cierre