Ya sea el teléfono o la computadora, antes de acudir al técnico hay determinados trucos que puedes llevar a cabo en casa.

Una de las grandes apuestas de las empresas de tecnología es crear dispositivos electrónicos resistentes al agua.

Por esto, el que un celular o computadora se moje por cualquier razón representa un gran problema para los usuarios, especialmente si se desconoce cómo actuar de forma correcta.

Casi siempre los aparatos se terminan dañando por completo porque no se les brinda el trato adecuado para retirarles el líquido.

No encender el dispositivo

Si el dispositivo se mojó estando encendido, apágalo de inmediato y no intentes apretar ninguna de sus teclas.

Si por suerte estaba apagado, no trates de comprobar si aún funciona.

Retírale todos los elementos que puedan removerse y trata de extraer el agua.

No manipules el teléfono.

En lo posible debes dejarlo quieto uno o dos días antes de intentar encenderlo de nuevo.

Retira la batería

Aunque esta medida va muy ligada al punto anterior, es importante hacerle una mención especial, porque de la batería depende el funcionamiento del dispositivo.

Tras tener un accidente con agua, quita de inmediato este componente, así como la tarjeta SIM y la memoria.

Si haces esto a tiempo podrás salvar el dispositivo, ya que ningún circuito podrá activarse sin este elemento dentro del celular.

Sécalo

Continuando con las medidas que se deberían tomar por sentido común, el siguiente paso será usar un paño suave para secar el aparato.

Seca bien la batería y después ponla en un lugar ventilado para asegurarte que no le quede ni un rastro de humedad.

Asimismo, absorbe el agua que queda en las pequeñas ranuras que se pueden alcanzar al quitar la pila.

¡Ojo! Evita el uso de secadores para el pelo, porque puede resultar peor.

Lo mejor es dejarlo al sol.

Intenta con el truco del arroz

El famoso truco del arroz continúa vigente como medida para absorber la humedad de los dispositivos electrónicos.

Introduce el teléfono o la tableta en una cantidad abundante de arroz, y déjalo allí durante uno o dos días.

En este tiempo se retirará el agua que queda en esas partes internas que no alcanzas a limpiar con un paño.

Este truco no es tan recomendado para computadoras porque el arroz puede introducirse en las ranuras y empeorar el problema.

Usa un limpiador apropiado

Si la humedad que absorbió tu dispositivo es diferente al agua, por ejemplo de una bebida azucarada, estarás ante un problema más complejo.

El azúcar es pegajoso y más difícil de limpiar aunque se espere el tiempo prudente.

Esta puede quedar en pequeñas partículas que al calentarse causan daños en los circuitos.

Cuando caen por ejemplo sobre el teclado, puedes utilizar el limpiador que venden en las tiendas con este fin.

Sin embargo, lo más conveniente es llevarlos al servicio técnico.

Por otro lado, si el artefacto se mojó con agua salada las noticias no son nada alentadoras.

La sal es mucho más dañina y son muy pocas las probabilidades de que se salve.

Para estos casos el único intento será llevarlo al técnico.

Opt In Image
Suscríbete gratis a nuestro boletín
Le enviaremos información semanal relevante en materia de Seguros, Economía, y otras áreas de su interés, para mantenerlo al día del acontecer diario.

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Menú de cierre