Dientes sensibles,como cuidarlos y reducir sus molestias,una tarea no tan complicada y muy efectiva con elementos naturales y fácil de usar

Por fortuna, hay cambios simples que puedes hacer para mejorar el estado de tu dentadura natural.

Pasos

Lo primero, es tener una completa higiene y esto incluye, un cepillado correcto y complementos de higiene bucal.

Frecuencia de cepillado

Debes lavar los dientes con un cepillo de no más de 6 meses de antigüedad y una crema adecuada.

El tiempo mínimo es de 3 minutos, al levantarte, antes de ir a dormir, y luego de cada comida.

Antes o después del cepillado, usa un enjuague adecuado para tu nivel de sensibilidad, y también hilo dental.

El hilo te permite quitar los residuos que puedan quedar en los recovecos y que el cepillo no logre quitar.

Si quieres, complementa con un raspador de lengua antes del lavado y del enjuague.

Por último, no subestimes la importancia de las enfermedades dentales.

Cuando visitar al odontólogo

Si tienes dolor, hinchazón, molestias, consulta cuanto antes con un odontólogo.

Para controlar el estado de toda tu boca, visítalo al menos una vez por año para un control completo (dos veces para los niños y personas mayores).

Remedios caseros para dientes sensibles

El médico odontólogo podrá sugerir el uso de cremas dentales o enjuagues bucales específicamente formulados para dientes sensibles.

Pero también puedes consultarle sobre estas soluciones que han probado gran acierto de un modo mucho más natural.

Sin embargo, recuerda:

  • Si tuvieras heridas.
  • Estuvieras bajo tratamiento farmacológico.
  • Si tienes una sensibilidad especial a los ingredientes,

no dudes en evitar estos tratamientos hasta tanto tu odontólogo no los considere seguros para tu condición.

1. Vitamina C:

La vitamina C fortalece el sistema inmune, nos da energía, y también nos ayuda a aliviar dientes sensibles.

Sólo masca algunas hojas de perejil fresco o pon un trozo de cáscara de limón o de naranja directamente sobre el diente o la muela que esté molestando.

Como resultado, verás cómo pronto el dolor desaparece.

Complementa tus comidas con hierbas verdes y frutas cítricas para asegurar una buena reserva de vitamina C en todo tu cuerpo.

2. Los ácidos buenos:

Todos sabemos que los ácidos normalmente corroen el esmalte natural de nuestros dientes, mientras que otros que les dan salud y bienestar.

Para aliviar tus dientes sensibles y mejorar su estado en general, prueba con usar vinagre de sidra de manzana natural, en lo posible casero.

Combínalo en partes iguales con agua pura y hazte buches con esta mezcla por la mañana y por la noche.

También, puedes añádirlo a tus comidas para aprovechar sus múltiples beneficios.

3. Hierbas anti dolor:

Si sientes dolor o molestia en un diente o en una muela, prueba con aplicar frío por el exterior (sobre la mejilla).

Luego, masca unas hojas de Consuelda (Symphytum officinale) por 5 a 7 minutos.

Reducirás el dolor y ayudarás a fortalecer y mineralizar el diente afectado.

4. Aceite de coco:

El aceite de coco tiene infinitos beneficios para convidarnos, y la salud de nuestros dientes no quedan fuera del panorama.

La técnica deoil pulling permite:

  • Eliminar las bacterias de la boca.
  • Evita enfermedades y nutre cada célula naturalmen con un sabor muy agradable.
Preparación:

Para hacerla, pon una cucharadita de aceite de coco en la boca y muévelo de aquí para allá, haciéndolo pasar por todos tus dientes, muelas, por encima y por debajo de la lengua, y por todos lados.

Hazlo durante unos 10 minutos, y luego escupe (nunca lo tragues, pues arrastra consigo los residuos y bacterias).

Si no consigues aceite de coco, haz esta técnica con aceite de oliva o aceite de sésamo.

Verifica que sean naturales, prensados en frío y no GMO (transgénicos) en ninguno de sus componentes.

5. Crema dental casera para dientes sensibles:

Lo mejor, es evitar las cremas dentales comerciales cargadas de químicos y compuestos que sólo empeorarán tus molestias.

En cambio, prueba hacer tu propia crema dental para dientes sensibles.

Preparación:

Mezcla en un frasco de vidrio, ¼ taza de arcilla de bentonita en polvo y ¼ cucharadita de sal marina fina.

Vierte hasta ½ taza de agua pura mientras mezclas con una cuchara no metálica, y agrega 7 a 10 gotas de aceite esencial de naranjas, de limón o del que prefieras, verificando que sea apto para consumo.

Conserva bien cerrado y en la nevera si el clima está muy cálido.

Con estas 5 recetas caseras para aliviar dientes sensibles podrás calmar las molestias en poco tiempo, sin gastos exorbitantes y con salud para todo tu cuerpo.

Fuente:mejorconsalud.

Deja un comentario

Cerrar menú