Alinear los Faros del vehículo,vital para la seguridad,ya que nos permite tener una óptima visibilidad y evitar accidentes significativos.

Si tenemos los faros correctamente alineados, veremos el camino con toda la capacidad de nuestros faros y evitaremos provocar accidentes.

En consecuecia, eliminaremos o reduciremos al mínimo, las  consecuencias trágicas para propios y terceros.

También,evitaremos enceguecer al conductor que se dirige en sentido contrario.

Antes de realizar un viaje, es muy importante verificar y alinear los faros.

Especialmente, puesto que pueden ser afectados al agregar peso al vehículo en su parte trasera.

También es recomendable hacerlo después de cambiar los bulbos o lámparas delanteras.

Esta tarea puede realizarse en un taller especializado o por uno mismo, sin grandes complicaciones.

Debemos saber que las luces altas o de carretera, tienen un alcance de unos 100 metros dependiendo del modelo del automóvil y potencia de los faros.

Por lo tanto, iluminan el carril contrario como el propio.

Las luces bajas o de cruce, enfocan a una distancia menor nuestro carril y hombrillo.

Más, sin invadir el sentido contrario para no deslumbrar al conductor contrario.

Las luces altas y bajas se diferencian por su construcción interna.

Además, las luces altas como iluminan un área mayor, tienen más potencia lumínica.

Pasos para alinear los faros del vehículo

  • Ubicar el vehículo en una zona sin declives, plana y bien de frente a una pared,que sea perpendicular al piso (es decir, sin inclinación respecto del suelo).
  • Desde una distancia muy corta del muro (menos de 30 cm), prender las luces altas y marcar en la pared, el punto de mayor iluminación de cada faro.

Hacer lo mismo con las luces bajas diferenciando cada marca entre si.

  • Alejar el vehículo unos 6 metros de la pared en línea recta y encender nuevamente las luces bajas.

El punto de mayor iluminación debería descender un 10% y estar en una misma línea con la marca anterior.

  • Si alguno no cumple la condición anterior debemos proceder a alinear el faro del vehículo.

Para ello, cada faro tiene dos tornillos de regulación, uno lo mueve de arriba hacia abajo y el otro, de derecha a izquierda.

Proceder a mover estos tornillos hasta que el punto de mayor iluminación este 5 cm en línea recta debajo de la primera marca.

  • Ahora encendemos las luces altas o de carretera y verificamos que estén entre 4 y 5 cm debajo de las marcas de luz alta que se hizo al comienzo.
  • Si las luces altas y bajas están en faros independientes, proceder a alinear los faros con los tornillos de regulación de cada uno hasta obtener el resultado deseado.

En los vehículos que llevan la luz baja y alta en el mismo faro, tal vez  fuese necesario ajustar ligeramente con los mismos tornillos de regulación.

Repetir el punto anterior, hasta hallar un punto ajuste de compromiso. (El ajuste de luz baja o de cruce debe tener mayor prioridad).

Alineación infructuosa

Si no se consigue alinear alguno de los faros, hay que revisar que las lámparas o focos sean los correctos y estén bien ubicados dentro de su receptáculo.

También, puede ocurrir que el sistema de regulación del faro este roto

En este caso, hay que dirigirse a un taller especializado para su reparación o reemplazo.

Finalmente, si podremos alinear los faros del vehículo.

Fuente: CEA.

Deja un comentario

Cerrar menú