Integrarnos a un nuevo empleo de forma efectiva, es lo que todos buscamos cuando iniciamos esta nueva etapa de nuestra vida laboral.

Pasados ya los nervios de las entrevistas, los exámenes, y todas las preparaciones para ser elegidos a tomar un puesto laboral vacante, nos encontramos con otra situación, bastante particular:

La tarea de incorporarnos a un nuevo trabajo.

Para muchos, esto no resulta una tarea complicada, mientras que para otros esta situación es en verdad estresante.

En particular, cuando nos insertamos a una empresa pequeña o mediana, cuyos miembros son colegas desde hace ya algún tiempo, comparten códigos y humores.

De pronto, nos sentimos los outsiders.

Los ajenos a esta tribu ya configurada, y no sabemos con certeza cómo actuar.

Perder el miedo al rechazo

El rechazo es siempre un miedo que los ingresantes a las empresas poseen.

Lo importante aquí es dominarlo, con:

  • Paciencia
  • Humildad
  • Perseverancia en las tareas

, hasta que nos sintamos nosotros también parte de esta familia secundaria que son los compañeros de trabajo.

Es que cuando nos incorporamos a un nuevo trabajo, no sólo debemos vencer esa barrera social.

También, debemos hacerlo mientras aprendemos los detalles y tareas de nuestra nueva labor.

Especialmente,si somos constantemente supervisados por nuestro nuevo jefe… y esto puede ser demasiado.

Como integrarnos con nuestros nuevos compañeros de trabajo

Aunque en algunos sitios de trabajo donde reinan los malos humores no sea el caso, lo cierto es que en la gran mayoría de las oficinas y empresas, la incorporación de un nuevo miembro es toda una bendición.

Alguien más en la oficina significa:

  • Menos carga laboral para todos
  • Más orden
  • Mejor distribución de las tareas.

Además, a pesar de estar rodeados de gente nueva, no hay por qué temer:

«No estamos allí para hacer amigos», no hay presiones, las relaciones se irán dando con el paso del tiempo, y con paciencia.

Respetar para ser respetado

Por ello, es muy importante que seamos respetuosos de los demás.

Tanto de sus personas,como en el trato, o con sus escritorios y objetos.

Asegúrate de no tomarte atribuciones impertinentes, ni de presentarte con tono arrogante, aunque temas ser rechazado.

Es mejor causar una buena impresión, para poder contar con el aprecio de tus nuevos colegas.

La timidez, en este caso, tampoco será tan eficiente.

Ser demasiado tímidos, demasiado retraídos, nos impedirá ir conociendo a los nuevos compañeros de trabajo.

Es siempre mejor ir de a poco, con una sonrisa en el rostro, y siempre con cordialidad y respeto hacia los demás.

Deja un comentario

Cerrar menú