Esquivar un peligro al volante,requiera un alerta eficaz para lograr un control total  del vehículo y evitar accidentes en la vía.

Ningún conductor está libre de los trances inesperados que se pueden presentar en la carretera.

Por eso, uno siempre debe conducir en estado de «alerta» y poder esquivar cualquier peligro.

Son varios los supuestos que se pueden producir y en los que tendremos que reaccionar para eludir  o esquivar el riesgo de una colisión o una salida de vía:

  • La presencia inesperada de un obstáculo
  • La situación creada por no guardar las distancias de seguridad.

En una situación así, lo normal es que estemos frenando.

Si realizamos esta acción y  queremos que el vehículo nos obedezca, será necesario disminuir ligeramente la presión sobre el pedal de freno.

De esta manera, conseguiremos controlar la dirección del vehículo.

Manteniendo firmemente el volante, realizaremos un giro progresivo, aumentando la velocidad de principio a fin.

A continuación, realizaremos un giro rápido y corto de volante, en sentido contrario para situarlo en su posición inicial

Esta maniobra, nos permitirá lograr que el vehículo se estabilice.

Es conveniente practicar «mentalmente» cómo reaccionar ante el peligro, para lo cual necesita imaginar las posibilidades. Aquí están las situaciones y lo que tiene que hacer:

Si fallan los frenos

De bajada por una pendiente, su vehículo empieza a ganar velocidad. Usted trata de frenar pero no hay respuesta…

Lo que debe hacer:

  • Accione a intervalos breves y rápidos el pedal del freno.
  • Cambie a una velocidad menor, para aprovechar la acción frenadora del motor.
  • Tome el freno de mano y aplíquelo de manera progresiva, pero no de manera violenta.
  • Si es posible, saque el dvehículoe la carretera, hacia un lugar que le parezca más blando.
  • Es preferible dañar el vehículo, que dejarlo alcanzar una velocidad que podría exponerlo a un accidente grave.
  • Si es necesario, haga que el vehículo roce con un borde de contención.

Un neumático revienta

Su vehículo está moviéndose a alta velocidad en línea recta.

De pronto oye un estallido, seguido de un fuerte tirón del volante.

Muy probablemente un neumático ha reventado.

Lo que debe hacer:

  1. No frene.
  2. Sujete firmemente el volante con las dos manos y gire lo necesario para mantener la dirección del vehículo.
  3. Continúe con el pie en el acelerador, ahora levántelo con suavidad. No lo retire bruscamente.
  4. No cambie de velocidad.
  5. Deje que el motor vaya por sí solo deteniendo el vehículo.
  6. Cuando éste haya perdido velocidad, accione el freno poco a poco, en la medida en que pueda mantener el control de la dirección.
  7. Apártese de la carretera para cambiar el neumático.

Fuente: CEA,seguridad vial.net.

Deja un comentario

Cerrar menú