Ocuparse o preocuparse: ¿ Cual es la mejor opción ?. Esta es la pregunta obligada que podríamos hacernos los que trabajamos en el sector asegurador y cuya respuesta solo nosotros podemos responder.

Antecedentes:

 La redes sociales son un reflejo real de la situación país.

En la actividad aseguradora palpamos esta situación.

Las diferentes opiniones o criterios de los actores de la actividad en las redes, solo demuestran que estamos en crisis.

Cada quien según su óptica o perspectiva llegan a una sola conclusión, según el resumen mental que hacemos.

No damos servicio y cada quien según su rol en la actividad, tiene un culpable.

Los números hablan por sí mismos

Los números actuariales y los estados de situación hablan por sí solos.

Son los resultados de la actividad cotidiana, de lo que está pasando, sin necesidad de mucho hurgar.

Macrosistema

Por otra parte, la Actividad Aseguradora se desarrolla dentro de un contexto que actúa como un Macro-Sistema y somos un Sistema, dentro de un Macro-Sistema.

Nuestra actividad está integrada a lo económico y  la economía es la Madre de los Sistemas.

De ella surgen las políticas económicas y sociales que repercuten sobre la Actividad Aseguradora.

No somos una actividad aislada, sino parte del Macro-Sistema.

Si algo funciona mal, repercute en la actividad.

Si la madre de los sistemas, la economía, no cumple con las expectativas del país, mal podemos esperar que nuestro deber ser de protección y servicio sea eficiente y cumpla con las expectativas de sus actores.

El engranaje no funciona, el servicio es como un reloj de cuerda, sus esferas al engranar armónicamente nos dan el servicio esperado, la hora correcta.

Si a este panorama añadimos el progresivo y continuo deterioro de la profesionalización  del Asegurador, sea en el ámbito de las Aseguradoras, Reaseguradoras e Intermediación, llegamos a un resultado.

Como todo tiene sus excepciones, es indudable la situación crítica de la Actividad Aseguradora.

Desde hace 51 años estamos en esto.

Desde Seguros La Seguridad como analista, hasta el día de hoy como Asesor de Aseguradoras, Reaseguradoras, Asegurados e Intermediarios.

Mucha agua ha pasado por este río, pero nunca como hoy en día, las  aguas  están tan turbias que no se ve el fondo. Así estamos.

¿Qué hacer?:

Seguir por las redes sociales expresando “el preocuparnos” o pasamos al “ocuparnos”.

Pensamos que el preocuparnos es más de lo mismo, nos volvernos repetitivos, es como hacer algo para perder el tiempo.

No será hora, amigo lector, de empezar a ocuparnos en el ocupar para demostrar que ocupándonos lo hacemos mejor que ocuparnos en el preocuparnos[1].

Es decir, hacer algo.

Materializar algo entre  todos los actores de la actividad aseguradora que en su momento oportuno tenga un valor sustantivo,significativo para nuestra actividad.

En fin, el prepararnos para mejor, satisface más que preocuparnos. O no ?.

¿Cómo ocuparnos?

Si Usted lector y quien escribe, estamos de acuerdo en dejar a un lado la preocupaciones, entonces, pasemos a los hechos, vamos a ocuparnos.

Existen muchas formas de empezar.

Una de ellas, pudiese ser matriz de otras aristas de la actividad ,es la Ley de la Actividad  Aseguradora.

Ajustes necesarios

Regular según el DRAE es:

“Ajustar el funcionamiento de un Sistema a determinados fines”, o “Determinar las reglas o normas a que debe ajustarse algo o alguien.”[2]. Ajustar es acomodar, adaptar, engranar.

Existe un ambiente económico – social, que distorsiona el deber ser de la actividad aseguradora

En consecuencia, nos preguntamos, si realmente esta ley engrana a esas situaciones económicas y sociales existentes y en las de por venir.

Y dadas las inevitables medidas de ajuste severo que requiere la economía.

Cómo sería este ajuste, dónde debe ser flexible la norma y si existe la necesidad, cómo regularla.

Qué necesitan las aseguradoras en tiempo de crisis, amarrárlas estrictamente o flexibilizarlas en su sus indicadores para sobrellevar la crisis.

Son preguntas que ameritan respuestas, según el vaivén económico.

Ámbito inflacionario

Ya  el 15/07/2013, en nuestro artículo:comentábamos:

”Mientras en nuestra economía la situación inflacionaria esté en los niveles actuales o los posibles superiores, la actividad aseguradora – Aseguradoras, Reaseguradoras, Intermediarios, Proveedores y Asegurados – se moverán en estos vaivenes.

Cada quien trata de mantenerse ante tales situaciones adversas que escapan de su ámbito de influencia.

Son variables externas que la actividad técnica – suscripción, costo del siniestro, reaseguro –  a lo más podrán capearlas, pero no controlarlas.

” En esos momentos, 2013, no había aparecido la escasez, y la especulación estaba en gestación, la palabra “bachaqueo” se limitaba al Zulia.

Marco legal

Cuatro años después, estamos en una crisis inimaginable con una ley no adecuada al momento.

Al contrario, presionando más la actividad.

¿Será cierto lo que estamos escribiendo, júzguelo usted estimado lector?

Luego, en enero del 2016, en nuestro artículo:

“La Ley de la Actividad Aseguradora”, el apartado Consecuencias.

Como resultado del análisis de la Estructura  de Reservas y el Margen de Solvencia en el citado artículo, decíamos:

“De no corregirse o adaptarse, tanto la estructura de reserva como del margen, tendremos aumento continuo del reaseguro no proporcional, que actúa como una válvula de escape ante esta situación”.

Conclusión:

 Como avizoramos un ajuste severo en la economía, lo mejor es prepararnos.

Por ello, vamos a ocuparnos más y preocuparnos menos en el espacio y tiempo de nuestras actividades.

Y para ocuparnos y dejar de preocuparnos, empezaremos con un análisis de la actual ley en nuestra próxima entrega.

Los invitamos a escribir sobre la Actividad Aseguradora en todos sus tópicos.

Por otra parte, los gremios existentes deberían de aupar, organizar actividades que sirvan de apoyo al mejoramiento futuro de la actividad.

Autor: José Vicente Torres Angarita, www.gestionaseguradora.com.ve

[1] El palabreo es recordando a Cervantes en los 400 años de su fallecimiento 23/04/1.616.

[2]Tomamos las definiciones que se adaptan mejor a nuestro contexto.

Deja un comentario

Menú de cierre