En Navidad y Año Nuevo se escuchan en todas las ciudades del país los populares «cañonazos»  de los fuegos artificiales.

Sin embargo, la manipulación inadecuada de estos artefactos de pólvora puede convertirse en una pesadilla inesperada para los pequeños y sus padres.

Para evitar esta situación,  no está de más tomar en consideración algunas pautas. Una guía publicada en internet por el Children´s Texas Hospital ofrece recomendaciones sencillas que cualquiera puede tomar en cuenta.

1.- No permita que los niños manipulen solos los fuegos artificiales. Es imprescindible que sean los mayores los que manejen el proceso de encendido de estos artificios, incluso de los que parecen más inofensivos como las luces de bengala.»Ni siquiera las estrellitas son seguras para los niños pequeños -se lee en www.texaschildren.org–  Arden a la misma temperatura que un fósforo casero y pueden ocasionar que el pelo y la ropa se prendan en fuego. Dígales a sus hijos que deben abandonar el área inmediatamente si sus amigos están utilizando fuegos artificiales y que deben mantener un balde de agua a mano», agrega la guía del website.   «Los niños no deben manipular ningún tipo de fuegos articiales.  Los llamados ‘saltapericos’ por ejemplo, son muy peligrosos no sólo por la explosión sino por los daños que ocasionan si son ingeridos por los muchachos.

2.-  Hable con sus hijos sobre qué hacer en caso de accidente. La mejor arma es la prevención y los niños aprenden por imitación y repetición. Lo mejor que puede hacer por ellos entonces es enseñarles algunos procedimientos de seguridad si llegara a ocurrir un imprevisto. «Enseñe a sus hijos que deben detenerse, tirarse al suelo y rodar sobre sí mismos si su ropa se prende en  fuego. Asegúrese de que saben cómo llamar  a los bomberos en caso de emergencia y muéstreles cómo apagar los fuegos artificiales usando agua o un extintor», apunta la guía de www.texaschildren.org.

3.- Lea las instrucciones. Es imprescindible saber cómo funciona un cohetón o una bomba de colores para conocer cómo manipularlo, hacia dónde dirigirlo y verificar las condiciones en que se encuentra. «Revise los petardos para comprobar si se derrama pólvora, si existen mechas sueltas o bases mal adheridas. Evite el uso de dichos petardos así como también de aquellos que parecen que han estado húmedos y ahora están secos», advierte el mencionado material informativo. «Nunca trate de volver a encender fuegos artificiales que funcionan mal», insiste el portal web. Podría indicar que algo no está bien en su mecanismo y explotar de manera imprevista.

4.- Cuidado con el almacenamiento. Por ser altamente inflamable, debe estar muy atento al lugar donde guarda estos artificios. Evite bajo cualquier concepto tener grandes cantidades, revise muy bien que ninguno tenga alguna fuga de pólvora y sobre todo, manténgalos en un lugar seco y fresco, no expuestos a altas temperaturas que puedan desencadenar explosiones. «Nunca lleve uno en sus bolsillos», advierte la guía informativa. Recuerde que un chispazo puede convertirlo a usted o a su niño en una llama viviente.

5.- Nunca exponga su cara o cuerpo sobre el artificio.  Los especialistas aseguran que mayormente las zonas afectadas por los fuegos artificiales  son el rostro y las manos, donde se producen no sólo quemaduras de segundo o tercer grado sino mutilaciones de miembros o pérdida de ojos por explosiones imprevistas o no controladas.

6.- Nunca los detone en espacios cerrados. En lugares confinado, los incendios pueden ocurrir más fácilmente, incluso con una chispa. Recuerde en casas y oficinas hay muebles de madera, cortinas, ropa y artefactos que usan gas y son altamente inflamables. De hecho, según apuntan los Bomberos de Caracas en su portal www.bomberoscaracas.gov.ve, la mayoría de los accidentes reportados por esta causa ocurre en balcones y ventanas, cabinas de ascensores, interiores de locales y parte baja de los vehículos.  «Sólo encienda los fuegos artificiales sobre una superficie lisa y plana lejos de la casa, de hojas secas y de materiales inflamables. Nunca los lance utilizando contenedores de metal o vidrio», agrega el portal del Texas Children´s Hospital.

Deja un comentario

Cerrar menú